Nacional

Mataron y huyeron, ¿a quién encubren?


Los familiares de los jóvenes Carlos Alberto Roiz Sotomayor y Ernesto Cantillano Álvarez, embestidos mortalmente la madrugada del domingo frente a la segunda entrada de la Colonia Centroamérica, siguen preguntándose quién conducía realmente la camionetona que regresaba de Rivas como parte de la caravana de Daniel Ortega.
Félix Roiz Sotomayor, hermano de una de las víctimas, expresó que le parecía inaudito que la Policía estuviera pasando por alto que después del brutal impacto, los de la camionetona huyeron del lugar, y después hicieron aparecer a otras personas, incluyendo a unos camarógrafos del Canal 4, quienes de haber venido en la misma a la hora del accidente y salir ilesos, se hubieran detenido a cumplir su misión informativa.
Acción inhumana
Félix califica de inhumana la acción de los que huyeron dejando los cadáveres de dos valiosos jóvenes de la sociedad nicaragüense, que cruzaban, según numerosos testigos, con la luz verde del semáforo, y que fueron arrollados por dos bólidos que, según otras averiguaciones, corrían uno en persecución del otro a más de 120 kilómetros por hora.
Agrega Roiz Sotomayor que ha tenido conocimiento que la Secretaría del FSLN ha emitido un comunicado afirmando que ningún miembro de la familia Ortega viajaba en la camionetona, comunicado que considera “oficioso”, ya que hasta ahora, por sentido de responsabilidad, no han hecho público lo que es ya casi una certeza entre los que estuvieron cerca del espantoso accidente.
Por su parte, el periodista William Roiz Murillo, padre de Carlos Alberto, manifestó a un canal local que la camionetona era de la Secretaría del FSLN, que él era un sandinista reconocido, y que hasta ahora no ha recibido ni una sola palabra de la dirigencia de su partido, que le proporcione una explicación o al menos un consuelo para su irreparable pérdida.
La familia está dispuesta a llegar hasta el final, y que se deslinden responsabilidades, sea quien fuere el que conducía la camionetota, y que produjo los dos homicidios.