Nacional

Retorno masivo de los que mandan remesas

* “He escuchado que ha habido huelgas y esas cosas, y quiero ver qué es lo que está pasando”, dijo un compatriota

Gustavo Alvarez

Decepcionados por la situación económica y desinteresados en la situación política. Así dijeron sentirse muchos de los nicaragüenses que residen en el extranjero, que en estos días llegan por miles al país para visitar a sus familiares, luego de largas jornadas de trabajo, con el que ayudan a sostener la economía de Nicaragua.
Este fin de semana los vuelos procedentes de diversas partes del continente continuaban llegando totalmente llenos, y en el Aeropuerto de Managua se podían apreciar los abrazos y lágrimas en medio del bullicio del recibimiento.
“Siempre que vengo veo fea la situación en lo económico, porque encontrar trabajo está bien difícil”, dijo Sonia Tercero, quien ayuda económicamente a su familia y que ayer llegó a Managua procedente de Miami.
Según las cifras del Banco Central de Nicaragua (BCN), las remesas enviadas por los nicaragüenses desde el exterior llegarán este año a los 625 millones de dólares, una suma similar al total de las exportaciones del país.
Sin embargo, algunos organismos consideran que el monto real supera los 800 millones de dólares, ya que el BCN no tienen un control exacto de lo que los nicas envían a sus familiares.
A su llegada a Managua, Tercero afirmó que tiene una hija profesional que vive aquí, y a quien se le ha hecho difícil encontrar trabajo.
La decepción
En cuanto la situación política, la nicaragüense dijo que está muy mal, pero que ni siquiera quería opinar sobre eso, dejando entrever su decepción por los que manejan los diferentes poderes del Estado.
Economistas independientes consideran que el desempleo subió este año cerca del 3 %, pero que lo más impresionante es alto nivel de subempleo, es decir, las personas que se dedican a laborar en cualquier oficio, porque no encuentran trabajo en sus profesiones.
“Políticos son los culpables”
Al ser consultados, la mayoría de los nicas que viven fuera dijeron que prefieren no informarse del actuar de los políticos nicaragüenses, a quienes la mayoría culpa por la grave situación económica y social del país.
“Nicaragua se mira jodida”, dijo el joven Néstor Laguna al llegar a Managua procedente de Estados Unidos, y agregó que desde afuera mira que en tierra nicaragüense la gente está pobre, que no hay trabajo y que están sufriendo.
En el aspecto político afirmó que tampoco se mira bien, pero que en realidad no estaba muy informado de la actuación de quienes conducen el país.
“Situación está jodida”
De manera similar se expresó Santos Cruz, otro nica que vino de Miami a pasar vacaciones, pues para él, la situación del país “sigue jodida”.
Cruz agregó que viene esporádicamente al país y que no está informado sobre el actuar de los políticos nicaragüenses, pero que Nicaragua sigue mal.
En el vuelo de American llegó ayer al país Nora Díaz, una nicaragüense que reside en Brasil y vino a visitar a sus familiares en Nicaragua. A su llegada comentó no estar informada de la situación actual.
“La veo linda desde arriba”, dijo Díaz, al responder la pregunta sobre su punto de vista de la situación de Nicaragua.
Tras agregar que no tuvo tiempo de informarse mucho sobre la situación del país, Díaz manifestó que ahora que esté aquí se enterará de todo lo que ocurre.
“He escuchado que ha habido huelgas y esas cosas, pero no sé nada, y quiero ver qué es lo que está pasando”, opinó la nicaragüense.
En medio del tumulto que se formó en el Aeropuerto Internacional de Managua, algunos de los consultados opinaron diferente, tal es el caso de Daisy Téllez, quien señaló que el país ha mejorado.
“La miro bien (la situación económica). Se mira bien para como estaba antes”, expresó Téllez, mientras derramaba las lágrimas de felicidad al saludar a sus familiares.
Téllez reside en Estados Unidos con su esposo y sus hijos, y manifestó que de la política ni le preguntaran porque no está enterada de nada de ese tema.
Los nicas que viven en el exterior saturan los vuelos durante la temporada navideña, cuando vienen a visitar a sus familiares.
En el resto del año los apoyan económicamente con el envío de remesas, que han venido creciendo sostenidamente durante los últimos años, pasando de más de 438 millones de dólares en 2003 a más de 625 millones de dólares en 2005.
El incremento es superior al crecimiento que ha venido registrando las exportaciones totales del país.