Nacional

Invur y ALMA despojan a colonos

*** Cuando compraron y pagaron lotes y casas, los usuarios eran dueños también de sus áreas verdes *** ¿Cómo pasó eso a manos del Invur? ¿Quién hizo el negocio con la Alcaldía de Managua? *** Aparecen edificios para rentar, bares y todo parece ser la misma corrupción denunciada en parqueos y baños de los mercados

Valeria Imhof

Un área verde que pertenece a todos los managuas, ubicada en la Colonia Centroamérica, frente al Registro de la Propiedad, fue vendida a un particular por el Instituto de la Vivienda Urbana y Rural (Invur), en contubernio con el Distrito 5 de la Alcaldía de Managua (ALMA).
Así lo denunciaron vecinos de dicho barrio, quienes a la vez señalaron que la mayoría de las áreas verdes en ese sector se están vendiendo al mejor postor, a pesar de ser tierras municipales.
Cabe destacar que en la compra de toda vivienda viene incluida el área verde como un requisito fundamental para la recreación y aireación de las familias. En este caso, las personas que viven detrás de la lujosa construcción disfrutaron por más de cuarenta años ese espacio verde, e incluso se dedicaban al ornato y embellecimiento de sus plantas y árboles.
“Tengo 42 años de vivir aquí, y durante todos estos años le dimos mantenimiento. Había flores, frutas y un árbol de roble que lo cortaron y nos dejaron viendo la pared”, se lamentó una vecina del sector.
Desde un inicio los moradores se opusieron a que se construyera en el área, protestaron ante la Policía y la Alcaldía, pero la construcción siguió y hoy es una edificación compuesta de tres módulos con el rótulo de: “Se renta”. Según los vecinos, el Invur alegó que no era un área verde sino un “área de reserva”.
“Fuimos al Distrito 5 de la Alcaldía, nos quejamos pero no hicieron nada y nos dijeron que nada tenían que ver”, subrayó uno de los vecinos afectados.
Los pobladores desconocen cómo y por qué el Invur está vendiendo terrenos que pertenecen a la comuna. Lo único que conocen es que de la noche a la mañana cercaron con zinc y comenzaron a construir. “Lo que hay aquí es un desorden organizado”, acotó un poblador.

Todo en regla
Al ser consultada la señora Gloria Sacasa, propietaria del edificio, dijo que tiene todos sus papeles en regla, incluyendo la escritura y los planos de la construcción. “Mi terreno lo compré, nadie me lo dio, mientras los terrenos ubicados detrás de la escuela de la Centroamérica son ‘piñateados’”, señaló Sacasa vía telefónica.
Sacasa afirmó que esa área nunca perteneció a la Alcaldía, y que antes de que ellos compraran era un “refugio de vagos y drogadictos”.
“El problema es que los vecinos están envidiosos porque quieren ese terreno, incluso por este problema hasta tuve que ir a la Policía”, subrayó.
Sacasa agregó que las denuncias de los vecinos obedecen a pleitos políticos entre los mismos sandinistas que apoyan a Herty Lewites y a Daniel Ortega. “Tengo 40 años de vivir en la colonia y las personas que denunciaron eso se están buscando un problema”, dijo Sacasa, al advertir que no teníamos derecho siquiera a tomarle fotos al edificio.
María Antonieta Rodríguez, dirigente comunal de la Colonia Centroamérica, aseguró, sin embargo, que todo eso fue un “bisne” entre el Invur y la Alcaldía.
“El Invur vendió y la Alcaldía dio el permiso para construir, por lo tanto son los mismos. Nosotros fuimos donde el asesor legal del Distrito Cinco y nos dijo que estaba en pláticas con el Invur para parquear las ventas, pero total que nada”, señaló Rodríguez.
También una cantina
Los mismos vecinos, además, deben soportar los altos ruidos de una cantina ubicada frente al edificio en mención, también en un área verde de la municipalidad.
“Tenemos que escuchar la música desde las nueve de la mañana a las once de la noche, además de las vulgaridades y los gritos de los borrachos”, externaron los pobladores, quienes no revelaron sus nombres por miedo a represalias.
“La verdad es que aquí cada uno hace lo que quiere y ni la Alcaldía ni la Policía hacen nada”, añadió uno de los vecinos.
Rodríguez agregó que el terreno fue ocupado inicialmente por un lisiado de guerra que vendía gaseosas en una caseta, pero éste la vendió a otra persona y ésta a su vez al dueño de la cantina. “Nosotros fuimos a hablar con el jefe del Distrito 5 de la Policía, comisionado Obando para que ponga orden, pero no ha hecho nada”, manifestó Rodríguez.
Los moradores denunciaron que el Invur está vendiendo terrenos comunales en toda la colonia, incluyendo un predio que iba a ser destinado para construir una casa de recreación a las personas de la tercera edad, varias manzanas frente a la farmacia El Francés, así como el sector donde funciona la carne asada conocida con el nombre de “La Carnita”.
“Esas son todas áreas verdes, y no han vendido más porque los vecinos nos opusimos”, dijo la dirigente comunal.