Nacional

Vergonzosa y moderna modalidad de explotación

* Hoy, Día Internacional de los Derechos Humanos, también denuncian la existencia de trabajos esclavizantes encerrados en casas, talleres, maquilas y barcos * Principales víctimas son ciudadanas de países pobres, entre ellos Nicaragua * Hay 12.3 millones de personas abusadas, de las cuales 1,390,000 de damnificadas por comercio sexual

(Colaboración)
En el marco de la celebración del “Día Internacional de los Derechos Humanos”, hoy 10 de diciembre, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), organismo intergubernamental que lucha contra la trata de personas, nos advierte sobre esta vergonzosa y moderna modalidad de explotación. La trata de personas es una grave violación de los Derechos Humanos
“Me dieron una peluca, me entregaron una ropa bien ajustada para que me pusiera y me dijeron que fuera bien provocativa con los hombres. Como a mí esto no me gustaba, me daba vergüenza y asco, me amenazaban y maltrataban para que hiciera lo que me pedían”.
El testimonio es de Sandra, una joven salvadoreña que sufrió desde pequeña y en carne propia el comercio de seres humanos. Su drama no es muy distinto al de otras miles de jóvenes de Guatemala, Nicaragua, Honduras o México, con quienes comparte una historia en común: familias desintegradas, extrema pobreza, maltratos físicos y psicológicos y la violencia intrafamiliar.
La mayoría fueron víctimas de violaciones, luego engañadas cuando alguien les prometió un futuro mejor para dejar atrás la miseria. Pero sus sueños pronto se convierten en pesadilla, y así como Sandra fue entregada y forzada a ejercer la prostitución, hay también quienes son víctimas de la trata de personas para trabajos esclavizantes, encerrados en casas, talleres, maquilas y barcos.
12.3 millones de personas abusadas
De acuerdo con un reporte de la última Conferencia Internacional del Trabajo, alrededor de 12.3 millones de personas en el mundo son sometidas a diario a labores forzadas, insalubres o insuficientemente remuneradas.
Cerca de 10 millones de estas personas son víctimas de agentes privados. En cuanto a la explotación por medio del comercio sexual, el reporte estima en 1,390,000 el número de damnificadas.
Ante esta cruel realidad humana, la OIM lucha para prevenir esta flagrante violación de Derechos Humanos y proteger a sus víctimas.
Según Águeda Marín, Especialista Regional sobre Trata de Personas de la OIM, para enfrentar esta moderna forma de esclavitud hace falta coordinación y cooperación entre los países.
“Es necesario que cada país articule las tareas de sus instituciones estatales con los esfuerzos de las organizaciones civiles, y que se coordinen acciones entre los propios países para reducir este delito que avergüenza a la humanidad”.
Esta modalidad violatoria de todo derecho humano, incluye también la captación de fuerza laboral por medio de amenazas, raptos, falsas promesas y hasta coacción religiosa.
La trata de seres humanos puede comprender también trabajos de servidumbre, el ejercicio de servicios forzados e inclusive la extirpación de órganos sin el consentimiento de las víctimas.
La OIM, organización intergubernamental, fue creada en 1951 para brindar respuestas humanas a los desafíos que plantea la migración. Con sede central en Ginebra, Suiza, y con oficinas en los cinco continentes, esta institución con 109 Estados miembros y 24 países observadores, trabaja para reducir los impactos de este drama y que la migración se transforme en un proceso de desarrollo y bienestar económico de las personas y los países, y no en otro vehículo de explotación y esclavitud.
Entre otras acciones, la OIM implementa proyectos regionales de atención a víctimas y de fortalecimiento institucional para que estemos todos mejor capacitados para enfrentar esta problemática y sobre todo, proteger a las poblaciones más vulnerables a este delito. Según la Sra. Marín, “’todos debemos ser parte de la solución, porque un delito organizado transnacional necesita una respuesta organizada”.