Nacional

“Son Ku Klux Klan”

*** “Aquí el peligro es que aparezca un Frente de Recuperación de Guanacaste, y no unas pegatinas”, advirtió *** La muerte de Natividad Canda y de José Ariel Silva son apenas “la nata” de la xenofobia, “imaginate lo que está debajo”, dijo *** “Las autoridades costarricenses ya dejaron libre al homicida del KKK, y dentro de poco pueden declararlo héroe como declararon héroes a los perros”, señaló el “Comandante Cero”

Edwin Sánchez

La indolencia de las autoridades de Costa Rica ante la ola de xenofobia y de crímenes contra nicaragüenses, estimula el surgimiento de hordas que ya demostraron comportarse esta semana como el Ku Klux Klan, advirtió el ex guerrillero Edén Pastora Gómez.
El “Comandante Cero” también refutó las palabras del embajador de Costa Rica, Rodrigo Carreras, quien le atribuyó la aparición de calcomanías con la leyenda “Muerte a los perros ticos”, “inspiradas, según el diplomático, en las palabras que Pastora escribió en EL NUEVO DIARIO” en días pasados.
Las pegatinas se vendían a 30 córdobas ayer en los semáforos de Managua. Aunque Pastora no las había visto, dijo que no se puede acusar al pueblo de xenofóbico. “Eso no es xenofobia, es un negocio de unos comerciantes que están negociando con el sentimiento de un pueblo adolorido por la xenofobia de Costa Rica.
“Y no es mi temor lo de las pegatinas, mi temor es que un día aparezca un Frente de Recuperación de Guanacaste, con una consigna dolorosa, espantosa: “Haga patria, mate un perro tico”, y el peligro no son los que venden eso en las calles, sino el Frente por la Recuperación de la provincia”.
“Son unos cuantos locos”
“Esas calcomanías no son producto de mi escrito, y tampoco representan a los nicaragüenses, sino a unos cuantos locos”, externó.
El comandante Pastora demandó de los aparatos gubernamentales de Costa Rica una actitud firme, “para que no se sigan organizando estar hordas al estilo KKK”. Indicó que de seguir esta indolencia, “se está generando un caldo positivo para que se generalice la aparición de hordas xenofóbicas”.
Expresó que la muerte de Natividad Canda en las fauces de dos rottwailer y de José Ariel Silva apuñalado “son hechos que trascienden las noticias en el mundo, pero imaginate las que no salen de las comarcas, de los valles, de los caseríos de Costa Rica. Lo que vemos es la nata, imaginate lo que está debajo”
El Ku Klux Klan, al que Pastora hace referencia como modelo para los exaltados del vecino país, fue una organización terrorista secreta creada en los Estados sureños de Estados Unidos durante el periodo de la Reconstrucción que siguió a la Guerra Civil norteamericana. Luego se extendió en el país en el siglo XX. El Klan original fue fundado en Pulaski (Tennessee) el 24 de diciembre de 1865, por seis antiguos oficiales del ejército confederado que dieron a su sociedad un nombre adaptado de la palabra griega kuklos ‘círculo’.
El embajador Rodrigo Carreras dijo el miércoles que en Nicaragua circulan “calcomanías inspiradas en palabras de un “costarricense” que se llama Pastora, digo costarricense porque es ciudadano costarricense”. Esto, agregó, puede aumentar la espiral de intolerancia”.
Las declaraciones de Pastora en los medios de prensa siempre han provocado atención en Costa Rica, donde el mismo Comandante Cero dice que estuvo asilado durante la época de la dictadura somocista, y posteriormente cuando se declaró desafecto del régimen sandinista. Desde 1977 hasta 1979 vivió en ese país, tiempo en el cual adquirió la nacionalidad costarricense.
Sobre las declaraciones del embajador, Pastora dijo que el artículo que publicó EL NUEVO DIARIO “Cuidado con el nica”, hay que verlo dentro de un contexto.
El artículo lo que conlleva es un análisis de lo que somos, tratando de levantar la autoestima del nicaragüense, un análisis de lo que está pasando y de lo que puede pasar, recordó.
Lo que molestó al embajador
El artículo debió haberse titulado: “Una campanada”, dijo el comandante y reveló: “El primero en llamarme sobre el artículo fue el mismo embajador: contándome que la primera reacción de él y su familia fue de enojo. Pero que entre las neblinas del enojo y disgusto que le causó oyeron una campanada de alerta, de ahí saco yo el título que debió llevar el escrito, de las palabras del mismo embajador, “una campanada”.
Aseguró que el señor Carreras “estuvo de acuerdo conmigo en que la situación era peligrosa. Lo que dejo ver en el escrito es una honda preocupación y desde luego un profundo malestar.
“Llamo a mis hermanos costarricenses a que hablen con sus nacionales para parar esta xenofobia. Eso es mi artículo, es mi análisis.
“Aquí no habrá xenofobia ni brotes de violencia contra los ticos, porque somos un pueblo noble”, aseveró.
Ilustró que “se nos pueden llevar todo el agua de la cuenca del Pacífico de Nicaragua por El Colorado y no va a haber xenofobia en el pueblo de Nicaragua”.
“Contrario a la actitud de los nicaragüenses, por nuestra manera de ser, altamente respetuosos, salimos perdiendo con los ticos porque ellos “nos pueden seguir linchando al estilo del Ku Klux Klan, y nuestro pueblo no puede comportarse así, no es nuestra escuela.
“En mí, contrario a alentar la intolerancia, como dice el embajador, no hay xenofobia, pero sí dolor en el alma por la ofensa de nuestros hermanos”.
Asimismo, el Comandante Cero refutó que sea costarricense, a como afirma el representante tico.
“Soy víctima de la xenofobia”
“Me quitaron en el 80 la nacionalidad costarricense por esa misma xenofobia de sectores costarricenses. Soy una víctima de la xenofobia”.
“Fui costarricense”, agregó, “y ellos me lo quitaron por esa misma xenofobia cuando vine a ejercer mis derechos de ciudadano nicaragüense. Sólo me queda agradecerle al señor embajador que todavía me considere costarricense.
“En mi interior me considero tan tico como Juan Santamaría, y por eso hay más razón de mi profundo dolor cuando el señor embajador, con esa cita de que aliento la espiral de intolerancia, lo que está promocionando es ponernos a los nicaragüenses tana catana con las actitudes hostiles allá en Costa Rica.
“Esa es la grandeza del nicaragüense, y esa es nuestra grandeza. Es lo menos que iría a hacer contra un hermano de Costa Rica. No somos pequeños, no somos mediocres y por eso resentimos”.
-El embajador dijo que con esas “inspiradas palabras” suyas aparecieron las calcomanías y hay un aumento de la espiral de intolerancia.
“Las quiere crear, porque aquí no existe intolerancia ni mucho menos espiral. Como te digo, eso no es xenofobia, es un negocio de los que se aprovechan de los sentimientos del pueblo ante lo que ha pasado en Costa Rica”.
-El señor Carrera habla de que la agresión al joven nica es un caso delincuencial, que no es una actitud nacional.
“Si los 30 que lincharon a estos tres nicaragüenses son delincuentes, es que la sociedad costarricense es de delincuentes, lo que yo rechazo enérgicamente. Y lo que más me preocupa es todo lo que está sucediendo. Las autoridades costarricenses ya dejaron libre al homicida y dentro de poco pueden declararlo héroe como declararon héroes a los perros”.
Pastora demandó a las autoridades costarricenses que investiguen esto con energía y apegado a la ley de esa nación, y atendiendo el caso como que si el muerto hubiera sido tico.
“A los medios de comunicación del hermano país, que son encargados de formar opiniones, que ayuden a parar esto. A los profesores y profesoras, pero no la de Cartago, que ayuden a frenar esto”.
“Esto que he dicho, en el artículo”, indicó el revolucionario, “es motivado en el amor que le tengo a los ticos, a mi pueblo Nicaragua y en el dolor que siento en el alma. No siento odio, Dios me libre, Dios me ampare si yo sintiera odio.
“Un consejo al embajador: en estos momentos en que han llevado los políticos ticos el problema con Nicaragua y Costa Rica, el silencio y ahora la prudencia son expresiones de inteligencia. Y creo que el señor embajador Carreras se equivocó completamente al escogerme como chivo expiatorio, al echarme la culpa a mí de la xenofobia tica”, sostuvo.