Nacional

Cancillería tica lamenta asesinato de Silva


La cancillería de Costa Rica lamentó hoy la muerte a puñaladas del nicaragüense José Ariel Silva Urbina, ocurrida el pasado domingo a manos de un costarricense, y aseguró que confía en el trabajo de las autoridades para resolver el caso.
El viceministro de Relaciones Exteriores de Costa Rica, Marco Vinicio Vargas, tras recibir una carta de su homólogo nicaragüense, Javier Williams, expresó en un comunicado que su país "expresa su profunda consternación por el incidente".
"Costa Rica es un país respetuoso de la ley, con plena vigencia del Estado de Derecho, que exige a las autoridades realizar toda clase de procedimientos que aseguren el pleno respeto de los derechos humanos, de su protección y tutela", afirmó.
El informe añade que "es una obligación del Estado de Costa Rica para todo ser humano, sea costarricense, nicaragüense o de cualquier otra nacionalidad, realizar las investigaciones pertinentes ante cualquier caso".
El vicecanciller costarricense aseveró que "no debe existir preocupación de ningún Gobierno respecto de dichos procedimientos" (de justicia) y resaltó que las autoridades judiciales ya investigan a un sospechoso de lo sucedido.
Un portavoz del Poder Judicial dijo hoy, miércoles, a ACAN-EFE que por el caso se le dictaron medidas cautelares a un costarricense de apellido Arguedas, el cual es investigado por un homicidio simple contra Silva, quien falleció herido de varias puñaladas.
Antecedente delictivo
Arguedas también es investigado por dos tentativas de homicidio contra José Antonio Martínez Urbina, de 27 años, y Francisco José Angulo García, de 25 años, ambos nicaragüenses amigos del fallecido.
Vargas expresó su "plena confianza de que los organismos e instituciones encargadas del caso realicen una exhaustiva investigación para determinar las causas y establecer las correspondientes responsabilidades".
Silva falleció la madrugada del pasado domingo en las cercanías de un bar ubicado en la localidad de "La Guácima", provincia de Alajuela, 25 kilómetros al norte de San José.
Según el portavoz judicial, la Fiscalía de Alajuela mantiene la hipótesis de que el homicidio se produjo tras una discusión entre varios clientes del bar que habían ingerido licor pero "no se ha confirmado que el móvil haya sido la xenofobia" como han publicado algunos medios de comunicación.
El caso se da mientras ambos países han tensado sus relaciones desde hace poco más de dos meses cuando Costa Rica interpuso una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, Holanda, por la negativa de Managua de dejar navegar policías costarricenses armados en el fronterizo Río San Juan.