Nacional

Liberan a sospechoso de crimen xenófobo

Fiscalía tica indaga todos los móviles, pero no descartan xenofobia, mientras Nicaragua exige explicaciones

Fiscales de Costa Rica indagan el móvil que causó la muerte del nicaragüense José Ariel Silva Urbina, quien falleció a manos de un costarricense el pasado domingo, mientras la cancillería de Nicaragua pidió una exhaustiva investigación.
Un portavoz del Poder Judicial dijo hoy, miércoles, a ACAN-EFE que por el caso fue detenido ayer un hombre costarricense de apellido Arguedas, el cual es investigado por un homicidio simple contra Silva, quien falleció herido de varias puñaladas.
Arguedas también es investigado por dos tentativas de homicidio contra José Antonio Martínez Urbina, de 27 años, y Francisco José Angulo García, de 25 años, ambos nicaragüenses amigos del fallecido.
Los hechos ocurrieron la madrugada del pasado domingo en las cercanías de un bar ubicado en la localidad de "La Guácima", provincia de Alajuela, 25 kilómetros al norte de San José.
No descartan xenofobia
Según el portavoz judicial, la Fiscalía de Alajuela mantiene la hipótesis de que el homicidio se produjo tras una discusión entre varios clientes del bar que habían ingerido licor pero "no se ha confirmado que el móvil haya sido la xenofobia" como han publicado algunos medios de comunicación.
El costarricense sospechoso fue puesto en libertad hoy luego de que el Juzgado Penal de Alajuela dictó varias medidas cautelares en su contra como firmar cada mes en la Fiscalía, mantener un domicilio fijo y no tener contacto con testigos y ofendidos.
La cancillería de Nicaragua exigió al Gobierno de Costa Rica una exhaustiva investigación sobre el asesinato del nicaragüense, a través de una carta que el vicecanciller, Javier Williams Slate, envió el martes al canciller costarricense Roberto Tovar.
La carta a la que tuvo acceso ACAN-EFE expresa la "indignación y repudio" del gobierno de Nicaragua por el asesinato del nicaragüense Silva, de 22 años, "al parecer por razones de nacionalidad".
Según versiones periodísticas no confirmadas oficialmente, al parecer los nicaragüenses discutieron con dos desconocidos costarricenses que hicieron chistes sobre la muerte del también nicaragüense, Natividad Canda, quien falleció por el ataque de dos perros rottwailer el pasado mes de noviembre en Costa Rica.
El caso se da en momentos en que ambos países han tensado sus relaciones desde que Costa Rica interpuso una demanda ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, en Holanda a finales de septiembre por negativa de Managua de dejar navegar armados a guardias costarricenses en el fronterizo Río San Juan.
En Costa Rica, según datos oficiales, residen más de 500.000 nicaragüenses que han tenido que emigrar en busca de mejores oportunidades de vida por la falta de empleo en su país