Nacional

Denuncia intimidantes amenazas de muerte

* Criminal está en lista de posibles indultados

Lizbeth García

El reloj marcaba las nueve de la noche, cuando Eliette de los Ángeles Avendaño Reyes se levantó de su cama para responder a una extraña llamada que le puso los pelos de punta. A través del teléfono, la voz de un hombre la amenazaba con eliminar a toda su familia tarde o temprano.
La noticia dejó temblorosa a la joven, quien imaginó que se trataba de Santos Alberto de Jesús Tapia Mojica, asesino de su padre Francisco Avendaño Arévalo, a quien le fue arrebatada la vida en el camino al “Dulce Nombre”, en la ciudad de Jinotepe, Carazo, a eso de las siete de la noche del 25 de noviembre de 2001.
La jovencita ha recibido llamadas constantes durante cuatro años después de que el asesino de su padre fue condenado a 15 años de prisión por el delito de asesinato. Ahora ella teme por la vida de su madre y su hermanita de sólo seis años.
Ante las constantes amenazas, Eliette junto a su madre recurrieron a las instalaciones del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), para poner en conocimiento de las autoridades de esa institución sobre el drama que atraviesan.
Cuando la joven recibió la noticia de que el asesino de su padre formaba parte de la lista de los indultados, su temor fue mayor, al pensar que Santos Tapia puede consumar sus deseos de acabar con la familia que luchó para que se hiciera justicia.
“A veces no puedo dormir pensando en mi padre, y con el miedo de que un asesino como Santos salga libre por medio del indulto”, mencionó.
Lo más extraño para la familia es que la esposa del autor del crimen, María Auxiliadora Nicoya López, quien tenía amoríos con el ahora fallecido, también fue condenada a veinte años de prisión por su complicidad en el asesinato, pero el juez que llevaba el caso le dio la libertad en mayo de 2002, alegando que tenía dos hijos pequeños que no podían quedar en la orfandad.
Gonzalo Carrión, Director Jurídico del Cenidh, aseguró que la justicia está dejando desprotegidas a los familiares de personas que fueron brutalmente asesinadas, y que los culpables de los hechos pueden quedar en absoluta libertad.
“Estamos a expensas de los parlamentarios con las medidas que están tomando en relación con los indultos, porque no existe una debida regulación en estos casos”, dijo.
Carrión afirmó que los diputados están actuando contra la ley al autorizar indultos, cuando verdaderamente existen principios que los prohíben, creando de esa forma un ambiente de impunidad.