Nacional

MiFamilia a punto de quedar desmantelada

* Red de Protección Social quedó fuera del presupuesto y el Programa Integral de Atención a la Niñez no tiene fondos externos para renovarse * Miles de niños quedarán sin atención y unos 140 empleados están siendo cesanteados

Lucía Navas

Los dos programas más importantes del Ministerio de la Familia (MiFamilia): la Red de Protección Social y el Programa Integral de Atención a la Niñez (Painin) están por desaparecer.

Además de la inseguridad en que quedarían los menores atendidos a través de estos programas, unos 140 empleados que hay entre los dos programas quedarán sin trabajo, pues las autoridades de MiFamilia ya les notificaron que no les renovarán los contratos que se vencen a finales de diciembre.

La segunda etapa del Painin finaliza en diciembre. Mientras la Red de Protección Social tiene como término a mediados de 2006. Su sostenimiento se basa en préstamos de los organismos financieros internacionales como el Banco Mundial (BM) y el Banco Interamericano de Integración Económica, (BCIE).

A través del Painin y la Red de Protección se atienden a nivel nacional a los menores en situación de riesgo, como trabajadores, inhalantes de pega y de hogares en extrema pobreza.

Los niños que se atienden, aseguró la secretaria general de la Unión Nacional de Empleados (UNE) en MiFamilia, Yadira Vargas, van hasta los 10 años, y están ubicados en centros infantiles en las zonas rurales donde se les provee de alimentos para garantizarles la nutrición en su crecimiento.

Cubren 30 mil hogares
A través de la Red de Protección el Estado se ocupa de atender a 30 mil hogares en los municipios de las zonas de extrema pobreza, como Matagalpa, Chinandega, Estelí y Jinotega, dónde se entregan a las familias bonos en efectivo para garantizar a los niños --según la clasificación del caso-- alimento, medicamentos y útiles escolares.

La titular de MiFamilia, Ivania Toruño, dijo a END que el gobierno negocia con los organismos internacionales para conseguir nuevos préstamos que estarían concretándose hasta el segundo semestre de 2006.

“Seguimos negociando la segunda etapa del Painin, porque a estas alturas todavía no esta aprobado (el préstamo) por el Banco Mundial, posiblemente sea aprobado a mediados de 2006”, afirmó Toruño, quien no supo explicar qué pasará mientras tanto con los menores que se asisten.

La Red “no alcanzó” en el presupuesto

La situación de la Red de Protección Social es más grave aún, pues la ministra afirmó que no se asignaron fondos en el Presupuesto General de la República para sostenerla a pesar de que es el programa más importante del Gobierno, por cuanto va encaminada al “combate contra la pobreza”.

Toruño expresó que la razón por la cual no se asignó fondos, es porque el Gobierno espera conseguir préstamos o apoyo financiero por medio de organismos internacionales, “con quienes hacemos gestiones todavía”. El programa requiere de 20 millones de córdobas anuales.

Para evitar protestas de parte del personal, las autoridades de MiFamilia han prometido volverlos a contratar una vez dispongan de financiamiento, pero lo que no se les ha dicho es que sería sólo a una pequeña parte y no a los 140 trabajadores, pues existe la decisión de “reestructurar” los programas en uno solo.

“La administración formalmente, por escrito, dio a conocer a los trabajadores que su contrato se vence el 31 de diciembre, pero que cuando se vuelva a firmar otro proyecto con algún organismo se les va a llamar considerando que tienen experiencia en el campo”, refirió Yadira Vargas.

La ministra Ivania Toruño insistió en que al no tener garantizados los fondos para la siguiente etapa del Painin y la Red de Protección, no tiene cómo pagar a los trabajadores, quienes “no ganan como el resto del ministerio, pues devengan entre 500 a 1500 dólares, lo cual sale de los préstamos”.

Respecto del proceso de reestructuración del MiFamilia, la ministra confirmó que implica reducir la estructura del Painin y la Red de Protección Social en una sola dependencia.

“En este ministerio hay una nueva dinámica, estamos reduciendo personal (para que) en lugar de tener unidades administrativas financieras para cada programa, tendremos una sola (...) además, no necesitamos toda esa cantidad de personal”, afirmó Toruño, alegando que con ello se pretende ahorrar un 40 por ciento de los fondos (cerca de medio millón de dólares anuales) que se reorientarán “para atender más niños a nivel local”.