Nacional

Despierta solidaridad con víctimas del Beta

* PMA, USAID y OFDA, contribuyeron con 40 toneladas de alimentos

Valeria Imhof

La solidaridad de los nicaragüenses con los afectados por el huracán “Beta” en la Desembocadura de Río Grande, en la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), no se hizo esperar. Una brigada de la Iglesia Maranatha Pentecostés de Bluefields se trasladó hacia las comunidades afectadas para apoyar la reconstrucción de 60 viviendas que resultaron semidestruidas con el paso del fenómeno.
La brigada está reconstruyendo casas en Karawala, Sandy Bay, Walpa, La Barra y Kara, priorizando a los ancianos y a las mujeres solteras. “Ellos son voluntarios que dejaron sus hogares para ir a trabajar por sus hermanos”, dijo el reverendo José Luis Cerna.
Cerna señaló que en estas comunidades la gente todavía está posando porque ninguna autoridad se ha preocupado por entregarles un techo digno.
“Están viviendo en escuelas o casas de vecinos; hasta que el Invur dé fondos es que se va a resolver en parte el problema”, expuso el reverendo.
En total 424 casas fueron afectadas por el “Beta” en la Desembocadura del Río Grande, pero según Cerna, “240 viviendas no tienen alternativa”, ya que el Invur sólo les aprobó un presupuesto para la construcción y mejoramiento de 184.
“Esperamos que el gobierno se sensibilice para que la gente tenga derecho a pasar una Navidad digna”, dijo el religioso.
Cerna, además, denunció que los pobladores no tienen comida, granos básicos ni materiales para la pesca. “De las autoridades sólo hemos obtenido promesas, esperamos que cumplan, de lo contrario la escasez será peor”, indicó.
El reverendo hizo un llamado a los funcionarios del Programa Mundial de Alimentos (PMA), para que constaten en el terreno como está la situación porque el “gobierno ha brillado por su ausencia”.
La inquietud más grande del religioso, que ha estado al frente de la emergencia desde que pasó el “Beta”, es que la ayuda no está llegando. “Desconocemos en manos de quién está la ayuda, pero el que la tiene que no la embodegue y se la dé a la gente, que está pasando por muchas necesidades”, instó el religioso.
Ayuda para Waspam
En tanto, el Programa Mundial de Alimentos (PMA) informó a través de una nota de prensa que con apoyo logístico de la Fuerza Aérea del Ejército, comenzarán hoy a transportar 40 toneladas de alimentos hacia las comunidades afectadas por la plaga de ratas y gusanos en el municipio de Waspam, en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN).
La Oficina para la Asistencia de Desastres (OFDA por sus siglas en inglés) de la Agencia para el Desarrollo Internacional (Usaid), hizo una nueva contribución de 50 mil dólares para el transporte de los alimentos a esa zona. Las 40 toneladas son una contribución del PMA y tienen un valor de 22 mil 917 dólares, indica la nota.
Este alimento, consistente en arroz, frijoles, cereal fortificado y aceite vegetal será destinado a 2,265 personas que habitan a lo largo del río Coco en ocho comunidades indígenas del sector de Río Arriba, donde la plaga de ratas y gusanos devoró los cultivos de maíz, frijoles y yuca.
“En esta zona el PMA y el Mag-For han encontrado muchas dificultades para el transporte acuático de los alimentos”, dice la nota de prensa.
Según la nota, el traslado de los víveres se realizará desde el municipio de Bonanza hasta la comunidad de Siksayaris, en río Coco. De aquí el alimento será transportado vía acuática hasta el resto de las comunidades.
“El PMA y el Mag-For se preparan en estos momentos para iniciar una asistencia similar en 24 comunidades indígenas mískitas y mayangnas de Wiwilí, Jinotega, cuyos cultivos también fueron afectados por ratas y gusanos”, concluye la nota.