Nacional

Es engaño, apología a prostitución

* Nuevo Obispo de Matagalpa se opone a que juventud sea sepultada por “furgones de preservativos” * Sus opiniones no se inmutan ni frente a las terribles estadísticas, y sostiene que uso del condón ha aumentado el Sida

Carlos Salinas

La Iglesia Católica no recibió con beneplácito el anuncio del ministro de Educación, Miguel Ángel García, de implementar una educación sexual “más radical” en las escuelas para prevenir el incremento de enfermedades como el Sida o embarazos entre adolescentes.
El Obispo de Matagalpa, monseñor Jorge Solórzano, dijo en entrevista con EL NUEVO DIARIO que esta nueva campaña sobre el uso de anticonceptivos entre los jóvenes, “más bien promueve la promiscuidad y el desorden”.
“Para nosotros es cuestión de valores que le enseñen a los jóvenes la abstinencia y el respeto a las personas, porque está demostrado que la campaña de enseñar el uso del condón ha fracasado. Están engañando a la gente y promoviendo más la promiscuidad.
“Cuando a un joven desde pequeño le enseñás a usar el condón, le estás dando el ‘okay’ para que haga lo que quiera, y eso no es el camino, y no estamos de acuerdo en que traigan furgones de preservativos y los repartan, porque están haciendo un mal y más bien van a aumentar la pandemia de Sida”, dijo Solórzano.
¿Cuál es la posición de la Iglesia sobre la decisión del ministro García?
“Nosotros siempre hemos dicho que la educación sexual es importante, pero no solamente la genital, porque a veces la educación sexual la definen sobre cómo usar el condón. Nosotros promovemos una educación sexual que dé valores. Entonces hay que ver si ellos van sobre esa línea de formar los valores humanos y cristianos a los jóvenes. Pero si es solamente promover el condón, eso más bien promueve la promiscuidad y el desorden”.
¿Qué tipo de educación sexual está promoviendo la Iglesia?
“Promueve y apoyaría una educación que forme en los valores a los jóvenes. En los valores humanos, en el valor del sexo, en el respeto a las personas, en la fidelidad. Es importante que respeten su cuerpo y que tengan el valor de la abstinencia y fidelidad en la familia. Si a los jóvenes se les forma en eso, se les capacita para establecer verdadera familias, no digamos cristianas, sino en primer lugar humanas”.
El ministro ha dicho que la implementación de una educación sexual más amplia es una cuestión de sobrevivencia, porque es riesgoso si no se educa a los estudiantes en la utilización de métodos anticonceptivos y de prevención de enfermedades como el Sida.
“Para nosotros es cuestión de valores que les enseñen a los jóvenes la abstinencia y el respeto a las personas, porque está demostrado que la campaña de enseñar el uso del condón ha fracasado. En los países donde han promovido el condón, ha habido mayor promiscuidad, y además engañan al joven porque el preservativo no los protege ciento por ciento. Es mentira, un engaño esa campaña que dice: “Usá el condón y estás protegido”. Mentira, no hay total protección, hay un riesgo, están engañando a la gente y promoviendo más la promiscuidad.
“Cuando a un joven desde pequeño le enseñás a usar el condón, le estás dando el ‘okay’ para que haga lo que quiera, y eso no es el camino. No estamos de acuerdo en que traigan furgones de preservativos y los repartan, porque están haciendo un mal y más bien van a aumentar la pandemia de Sida”.
Las cifras muestran que en Nicaragua los jóvenes inician su vida sexual a una edad más temprana, ¿no cree que una solución para evitar un incremento en los contagios de estas enfermedades es la implementación de una educación sexual más severa en ese aspecto?
“¿Más severa en promover más el condón? Promueven eso y no promueven los valores en ningún lado, porque la familia está desintegrada. Vamos por un camino donde los jóvenes no miran hacia la familia y si en la escuela no les dan esos valores, vas a ver que dentro de unos años va a ser peor.
“Ahora no hay abstinencia ni fidelidad. Te quitan la fidelidad, te quitan la abstinencia, te dicen que ya pasó de moda y sólo te promueven el condón. Entonces los resultados van a ser un desastre en la sociedad nicaragüense, porque si quitás los valores quedamos totalmente desprotegidos y se va destruyendo cada vez más la juventud y la familia”.
Según el Minsa, en el país hay más de mil persona infectadas de Sida, pero las no oficiales muestran que por cada infectada puede haber diez más. Además, hay altos índices de embarazos en adolescentes. Usted habla de promover los valores, ¿pero qué pasa si a la par de eso no hay otro tipo de educación que ayude a los jóvenes a no caer en riesgo?
“Pero es que usar eso es un gran riesgo. Es como que te diga: aquí están cinco botellas de Coca Cola y una tiene un veneno mortal, escoge cuál. Vos no sabés. Y por otro lado tenés cinco botellas que son la abstinencia y fidelidad y ninguna tiene veneno, ¿de cuál tomarías vos? Tomás un riesgo. Están metiendo a los jóvenes a un riesgo grande y eso hay que decírselos, porque hay que hablarles con la verdad. Pero los están engañando diciéndoles que eso es seguro y que es el camino, que ahí está la solución.
“Nos presentan a nosotros y a nuestra doctrina como retrógrados, como que no sirve, como que ya pasó de moda. ‘Okay’, si quieren denles el preservativo, pero díganle la verdad a los jóvenes. Par mí no es formación, sino que más bien los están deformando. Tenemos jóvenes en las parroquias que han adquirido el Sida aun usando el preservativo, y dicen eso: “Me han engañado, yo pensaba que era seguro”. Es algo tremendo. Estoy de acuerdo conque hay que formar, pero en primer lugar tienen que ir los valores, porque eso es lo que va a salvar al joven y a la sociedad”.
El ministro García ha dicho que su nuevo plan de educación sexual va a pasar a las escuelas independientemente de la posición que tenga la Iglesia.
“Yo he platicado un par de veces con el ministro y él me ha dicho que es un gran católico y me ha enseñado algunas fotos con el papa Juan Pablo II. Es un hombre que va a misa todos los domingos, y yo espero que tenga los principios cristianos y que los aplique. No conozco el plan, no he hablado con él de eso, pero espero que él, como hombre de buenos principios, los aplique”.
¿No será también una debilidad de la Iglesia no poder llevar esos mensajes a los jóvenes? Hay más de 40 millones de infectados de Sida en el mundo y seguramente muchos de ellos también son católicos.
“Hacemos lo que podemos, pero estamos luchando con organismos que tienen mucho dinero y mucho poder. Hay potencias económicas que están interesadas en que se pierdan los valores y dan millones y millones, y nosotros no tenemos para montar campañas como las de ellos. Ahora escucho en todas las radios que hay que usar el condón, que es seguro. Es increíble todo el dinero que gastan y nosotros no tenemos toda esa capacidad. Trabajamos con las bases, en las parroquias, en los colegios y hacemos todo lo que se puede.
“Es una lucha fuerte que tenemos, y a veces sentimos que estamos luchando contra un gigante. Desde la Santa Sede impulsamos la lucha para defender la vida. Nuestra lucha es en contra de la cultura de la muerte, no en contra de la educación sexual, en eso estamos de acuerdo.
“Si estás formado en los valores no necesitás animarlos a que usen el condón. Yo conozco familias que el papá le dice a la hija: “¿Vas a salir? ¿Llevás el condón?” Y supuestamente ese papá la está formando, está protegiendo a la hija, pero está equivocado, más bien le está diciendo: Bueno con cualquiera que hallés en la calle, acostate”.
También se puede interpretar de otra forma: si se decidió a tener relaciones sexuales, al menos puede utilizar una forma de protección.
“La está llevando a perder los valores y al suicidio, la está desbaratando. Y además, ¿qué valores son esos? Le está diciendo a la hija que es una prostituta. Hay mucha gente que piensa así y quedarse solamente con esa visión es muy pobre, muy triste y lamentable”.
¿Cuál va a ser la estrategia de la Iglesia ahora que este tema ya está en discusión?
“Primero hay que conocer el manual, después ya veremos, pero pienso que con el ministro se puede dialogar, porque es un hombre cristiano”.