Nacional

Niño podría perder ojo por un “balinazo”

* Aunque resulte difícil creerlo, le cancelaron cita en Centro Oftalmológico por la huelga

¿Compraría usted esta Navidad una pistola de balines para su hijo? Sepa que un niño de ocho años está a punto de perder la visión en el ojo izquierdo a causa de un balinazo que le acertó otro menor, mientras en los mercados capitalinos de un momento a otro podrían aparecer estas armas por montones, ante el vencimiento de un acuerdo ministerial que prohibía su importación y venta.
Este lamentable hecho sucedió la semana pasada, cuando Gerald Francisco Mena Masís salió de su vivienda rumbo a la pulpería, ya que su mamá María Ester Masís Casares, de 42 años, lo envió a comprar algunos productos para el almuerzo. La víctima habita en el barrio “Pedro Joaquín Chamorro”, de Repuestos La 15, seis cuadras al sur, dos abajo, una al sur y una abajo.
La denunciante relató a EL NUEVO DIARIO que el balinazo era para otro vecinito, pero como no logró dispararle, un hermano del agresor le ordenó que le disparara a su vástago.
"Le fui a reclamar a la mamá del menor, pero ésta no creyó nada, pese a que su hijo admitió haber disparado el balinazo", recordó la angustiada mujer, quien tuvo que recurrir a la Comisaría de la Mujer y la Niñez del Distrito Cinco a poner la formal denuncia, porque la mamá del victimario se negó a cubrir los gastos médicos.
Rechazado por huelga
El niño fue valorado en el Instituto de Medicina Legal y posteriormente remitido al Centro Nacional de Oftalmología, donde su cita fue cancelada debido a la huelga que mantiene el sector Salud, explicó doña María Ester.
"Lo único que quiero es que la mamá de ese niño se haga responsable de lo que hizo su hijo, porque no sé qué consecuencias sufrirá en su ojito. Ese niño puede ser un criminal en potencia, porque después que hizo el daño se deshizo del arma", manifestó la perjudicada.
El comisionado mayor Ramón Avellán, jefe Nacional de Seguridad Pública de la Policía Nacional, indicó que la venta de esas pistolas de juguetes está prohibida. "Hay una resolución policial de hace dos o tres años donde se prohíbe su venta", agregó.
Belinda Guerrero, vocera de la Dirección General de Aduanas, expresó que en 1999, a través de un acuerdo ministerial, se prohibió las importaciones de juguetes que simulen armas de fuego y disparen balines de plástico, los cuales han venido causando daños a la integridad física y a la salud de la población, fundamentalmente a niños y adolescentes.
"No regalaría a mi hijo un juguete de esos, porque resulta peligroso. Este tipo de juguetes sólo genera violencia, y esos balines pueden sacarle el ojo a otro niño. Debemos inculcar la paz", dijo Carlos Machado.