Nacional

Duelo y honores a policía muerto

* Los delincuentes abatidos eran cabecillas de una peligrosa banda que ha quedado desarticulada * Menores en orfandad y una familia que recuerda la vida ejemplar de su deudo

Ernesto García

El Jefe de la Policía, primer comisionado Edwin Cordero, recomendó a los agentes del orden público actuar con prudencia al momento de enfrentar a los delincuentes.
La exhortativa la hizo en el acto de acenso póstumo al inspector post mortem, René Antonio Palacios Solórzano, quien murió hace dos días en una refriega con maleantes en la carretera Diriamba-La Boquita.
“Hay que ser valientes, pero también prudentes. Siempre hay que pensar que el delincuente va armado aunque sea de una pistola de juguete”, enfatizó el máximo jefe policial.
Cordero insistió en señalar que la falta de prudencia al momento de enfrentar a los delincuentes, ha costado la vida a valiosos miembros de la institución, como fue en este caso del inspector Palacios.
El jefe policial reiteró la necesidad de que esa institución cuente con armas suficientes para que sus miembros no tengan que enfrentar, en desventaja, a los delincuentes. Según Cordero, la Policía tiene un déficit de tres mil armas.
Banda desarticulada
Mientras tanto, el vocero de la Policía, comisionado Alonso Sevilla, dijo que con el aniquilamiento de Julio César Morales Saldaña, alias “Julio Policía” y la captura de su hermano Guillermo, quien salió herido en la refriega donde murió el policía Palacios, ha quedado desarticulada una de las bandas más peligrosas que había en el departamento de Managua.
“Esos sujetos (Julio y Guillermo Morales), efectivamente habían salido de la cárcel hace pocos meses y tenían en su haber más de 20 delitos, principalmente robos con intimidación”, señaló el portavoz policial.
Preguntado por los periodistas si los otros miembros de la banda de “Julio Policía”, podrían estar involucrados en el robo frustrado, Sevilla respondió que las investigaciones todavía no lo han revelado, porque el único detenido está herido, y que por esa condición no lo pueden presionar mucho.
Una absurda critica a los medios
Cordero aprovechó el homenaje póstumo al policía caído en el cumplimiento de su deber para tirarle su “riflazo” a los medios de comunicación. “La muerte de René Antonio (Palacios) se olvidara rápido, porque lo bueno se olvida pronto, lo malo nos marcará para siempre”, se quejó el alto cargo.
En medio de las críticas a los medios de comunicación, el jefe policial señaló que si mañana un miembro de esa institución hace algo indebido, “la muerte de René quedará olvidada al igual que todo el trabajo de la Policía”.
Presintió la muerte
Gloria María García Larios, esposa del policía que murió en el cumplimiento de su deber, dijo que éste probablemente presentía que estaba por toparse con la fatalidad.
“El martes que fue el último día que estuvo en la casa, me dijo: Negra, no quiero ir a trabajar, y antes de irse nos abrazó a todos”, narró entre sollozos Gloria María.
La esposa del desaparecido policía antimotín, dijo que su marido antes de partir hacia su trabajo del cual no regresó, le dejo dinero para que le comprara un queque y unas gaseosas, con lo que celebrarían mañana sábado el cumpleaños número ocho de su hija María del Carmen, la segunda de los cuatro niños que procrearon.
Por esas ironías del destino, mientras René Antonio entregó su vida combatiendo a la delincuencia y apoyando a su familia, no se puede decir lo mismo de sus otros dos hermanos, según testimoniaron por separado los familiares de su esposa y el propio jefe de la Policía.
“La vida es cruel y también el destino es cruel, porque le ha quitado a esta madre (Francisca Solórzano) al mejor de sus hijos. Ella me ha platicado que los dos hermanos de Nelson no la apoyan”, dijo el Cordero, mientras los exhortaba a encarrilarse por el buen camino.