Nacional

“Mejor dígale a INAA que no aumente nada”

* “Nos quiere dar atol con el dedo”, dice Bayardo Izabá, y anuncia que no permitirán ninguna alza en tarifa de agua

Los directivos del Cenidh y Lideconic pedirán el martes próximo a la Corte Suprema de Justicia (CSJ), que anule la resolución CD-RE-027-05 del Consejo de Dirección de INAA, donde aprobaron a Enacal el incremento del 13% en el servicio de agua potable y alcantarillado.
Bayardo Izabá, Director del Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), mostró el recurso que junto a los miembros de la Liga de Defensa de los Consumidores de Nicaragua (Lideconic), interpondrán este seis de diciembre, “porque el presidente Enrique Bolaños quiere darnos atol con el dedo”.
Izabá reaccionó de esa forma al anuncio de Bolaños de que intercedió ante Enacal para que no se aplicara este aumento de inmediato, y le recuerda al mandatario que era más fácil pedir a sus subalternos de INAA que no aprobaran nada.
Aclaró que Bolaños no está intercediendo en nada para detener ningún alza, pues según el Reglamento del Servicio y la Ley Orgánica de INAA, cualquier alza de tarifas debe anunciarse 30 días antes de entrar en vigencia, y sólo queda este período para que lleguemos al primero de enero de 2006.
“Es que según la Ley, la tarifa se anuncia y se publica ahora para que se comience a cobrar 30 días después, pero ese período lo está usando el Presidente para decir que la detuvo por el momento. Sería mejor que diga cuándo pretende aplicarla, que es el mismo primero de enero. No ha cambiado nada, pero no se lo vamos a permitir”, refirió.
El titular del Cenidh indicó que la anulación la pedirán porque INAA jamás cumplió el acta de mediación que dictó la Sala de lo Contencioso Administrativo de la CSJ, el diez de diciembre de 2000, al pronunciarse acerca de la demanda que entablaron con Lideconic para detener la última alza de Enacal.
En esa acta, el Presidente de la Sala, magistrado Francisco Rosales, le ordena a los directivos de INAA que sólo pueden aprobar un alza por indexación “con el conocimiento de los demandantes”, y les advierte, además, que este documento “presta mérito ejecutivo, teniendo el carácter de cosa juzgada”.
El magistrado Rosales, quien ahora es miembro de la Sala de lo Contencioso, ayer evitó brindar declaraciones acerca del fondo de esta situación que le tocó conocer hace cinco años, pero aseguró que si alguna de las partes está inconforme, perfectamente puede recurrir por los cauces legales.
“En aquel momento hubo un arreglo, si el INAA no respeta efectivamente este arreglo, cae inmediatamente fuera del acuerdo, y debemos recordar que ese acuerdo tiene carácter de sentencia”, dijo Rosales.