Nacional

Topógrafos de ese país los ven “movidos”

*** Estudio de la Universidad de Costa Rica afirma que los hitos colocados en 1976, no coinciden con los lugares *** Se suma a queja de finqueros de ese país de que les han cercenado sus tierras con tales reubicaciones. *** Director de Ineter dice que ya conocían problema y lo habían notificado a la Cancillería en 2001

Mauricio Miranda y AFP.
Ayer se abrió otro frente de controversia entre Costa Rica y Nicaragua. Expertos de la Universidad Nacional (UNA) de Costa Rica, plantearon la necesidad de modernizar el trazado de las fronteras entre ambos países, ya que el actual es “caótico”, según consideraron.
La investigación, efectuada por topógrafos, reveló un desorden con los mojones --señales permanentes colocadas para demarcar límites-- en aquellos tramos de la frontera donde el río San Juan (objeto de conflicto entre los dos países) no fija el límite.
Entre 1897 y 1900, y de acuerdo con las Actas de E.P. Alexander (ingeniero árbitro), se colocaron 20 mojones para trazar el límite. Luego, en octubre 1976, Nicaragua y Costa Rica densificaron la línea limítrofe con la colocación de mojones auxiliares, ya que las distancias de hasta 25 kilómetros entre los principales, no permitía una correcta distinción de la frontera.
Esteban Dörries, coordinador del estudio, explicó que faltan mojones, otros están dañados o colocados en lugares que no coinciden con las Actas Alexander.
Alegan incongruencias
El experto explicó que descubrieron incongruencias en varios valores que contienen las actas, así como algunos datos que no coinciden con la realidad de las mediciones modernas.
A juicio de Julio Roldán, investigador de campo del Proyecto “Estudio Comparativo de la Posición de los Mojones de la Delimitación de la Frontera Norte según el Trazado de Alexander y según la Determinación en el Sistema WGS84”, el problema radica en que dichos mojones auxiliares no están colocados en línea recta entre los principales.
Hay que señalar que desde el año pasado, finqueros costarricenses se habían quejado porque estiman que les han cercenado sus tierras con la reubicación de los mojones.
Max Lobo, Director del Instituto Geográfico Nacional, señaló que los hallazgos del estudio son interesantes y que deben ser analizados.
En ese sentido el funcionario explicó que se hacen las investigaciones pertinentes, pero que la reubicación de mojones se hizo conforme los antecedentes históricos y técnicos que limitan ambas fronteras.
Ineter: ya se
conocía problema
Sin embargo, Claudio Gutiérrez, Director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), aseguró que esa institución ya tenía conocimiento del problema, y que lo reportó en 2001 al entonces canciller de Nicaragua, Francisco Aguirre Sacasa.
Según Gutiérrez, cuando se colocaron los mojones auxiliares se asumió que estaban en la misma línea que definen las Actas de Alexander. Sin embargo, al medir las posiciones con métodos modernos como el GPS (Sistema de Posicionamiento Global), se identificó la incongruencia.
“Entonces eso crea --explicó Gutiérrez-- una pequeña diferencia de área, unos triangulitos que en algunos casos son positivos para Nicaragua, o negativos, pero eso nosotros lo planteamos a la cancillería”.
Dijo que las incongruencias no superan los cuatro casos. “No creas que es en toda la frontera, y además son casos que son explicables con la tecnología actual” aseguró.
“Por supuesto, estos tres o cuatro casos --continuó--, al no estar en línea recta como se asumía, crean varias interrogantes, o sea, vamos a seguir del hito (mojón) al hito principal, o vamos a seguir pasando la frontera del principal, al auxiliar y después al otro, porque se crea un quiebre artificial”
Ambos países sabían
Pero también aseguró que ambos países ya tenía conocimiento del problema. “Ellos (Costa Rica) conocen bien esta situación. Tanto el Instituto Geográfico de Costa Rica como nosotros conocemos la situación de estos hitos que no son colineales” señaló.
Según Gutiérrez, el Ineter dio a conocer un reporte técnico a la Cancillería de Nicaragua sobre las incongruencias encontradas en los mojones que demarcan la frontera con Costa Rica, en los últimos meses del gobierno del ex presidente Arnoldo Alemán.
EL NUEVO DIARIO intentó conocer la posición de la Cancillería de la República de Nicaragua al respecto. Oscar García, vocero, dijo que podía facilitar una conversación con un funcionario que brindaría información más precisa. Sin embargo, la comunicación se cortó, y pese a le reiterados intentos, no se logró restablecer.
En Costa Rica la frontera norte comienza en Punta de Castilla, sobre el Mar Caribe, continúa por la margen derecha del Río San Juan y luego queda definida por un trazado basado en distancias a elementos geográficos: el Castillo Viejo, el Lago de Nicaragua, el Río Sapoá y la Bahía de Salinas, todo según la descripción del Tratado Cañas–Jerez del 15 de abril de 1858 y del Laudo Cleveland de 1888, y en forma física por la ribera del río y los veinte mojones del trazado limítrofe realizado por la Comisión Alexander en los últimos años del siglo XIX.