Nacional

Fracasan negociaciones con sector salud


Las negociaciones entre el gobierno y los trabajadores del sector salud fracasaron, al no llegar a un acuerdo sobre los montos de incremento salarial exigido por los primeros, por lo que el paro médico que hoy cumplió doce días se extenderá por un periodo indeterminado.

Las negociaciones que el gobierno mantuvo hoy por la tarde con representantes de Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud) y de los sindicatos independientes se rompieron al no encontrar un consenso, ya que el gobierno dice que un incremento salarial mayor al 100 % exigido por Fetsalud afectaría los acuerdos del programa económico con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Ahora las expectativas se centran en la aprobación del Presupuesto General de la República para 2006, que se llevará a cabo mañana en el Plenario de la Asamblea.

Los representantes de Fetsalud y de los sindicatos independientes dijeron que esperan que los diputados aprueben el incremento tal y como lo demandan. Esta organización informó que decretó una alerta roja entre sus miembros para que estén atentos sobre los resultados de la sesión plenaria de mañana.

Si la Asamblea no aprueba sus exigencias, dicen, han informado al personal médico que forma parte de la organización que mantenga el paro por un tiempo indefinido.

Por su parte los representantes de la Federación Médica reaccionaron confiados en que los diputados aprobarán el incremento salarial de 70 % para los médicos, aunque advirtieron que si se aprueba un incremento general para todo el sector, ellos también mantendrán el paro.

La ministra de Salud, Margarita Gurdián, dijo que esta institución está con las manos atadas, y que sólo espera que no se rompan definitivamente los canales de negociación entre los trabajadores del sector y el gobierno.

Tanto Fetsalud como los sindicatos independientes y la Federación Médica anunciaron marchas para mañana hacia la Asamblea Nacional en expectativa sobre los resultados de la sesión de mañana. Los diputados, por su parte, anunciaron un reforzamiento de la seguridad parlamentaria por temor a disturbios.

Más de 23 mil trabajadores de la salud se encuentran en paro como presión para que el gobierno cumpla con sus exigencias de incremento salarial. La crisis ha afectado principalmente a la población, ya que muchos han dejado de recibir atención médica en los hospitales y centros de salud del país.