Nacional

Alemán y Cía. siguen “en capilla”

*** Abogados del reo de Nicaragua alegaron estar enfermos, pero si no llegan el 30 de marzo nombrarán abogados de oficio *** Mauricio Martínez anduvo desinformando diciendo que suspensión se debía a falta de pruebas de la Fiscalía

Panamá y Managua
Los abogados en Panamá del ex presidente Arnoldo Alemán, no se presentaron a la audiencia preliminar por el delito de lavado de dinero que estaba programada para ayer alegando enfermedad, pero ya la juez, Geneva Aguilar de Ladrón, la reprogramó para el 30 de marzo de 2006, y les advirtió que se nombrarán abogados de oficio para que no se suspenda de nuevo.
Uno de los abogados de Alemán, José Antonio Quant, presentó una certificación médica ayer a las 8:50 de la mañana --diez minutos antes de la hora en que estaba programada la audiencia--, en donde se le recomendaba reposo por razones de salud para el 23 y 24 de noviembre.
El lunes pasado, cuando frente a los medios defendió a Alemán y sus familiares, Quant se notaba enérgico, y hasta expresó que había violaciones de procedimiento al realizar la juez Geneva Aguilar de Ladrón las notificaciones por edictos.
Alemán y su esposa María Fernanda Flores, son representados en Panamá por la firma Lexius Consultores, que integran aparte de Quant, Deika Nieto Villar y otra abogada.
En el expediente del juicio se precisa que Lexius Consultores tiene la representación legal de Alemán. Nieto Villar dijo ayer que ellas no se pudieron presentar a la audiencia porque Quant es el especialista en el área penal.
Nieto Villar expresó también que es Quant quien introdujo todos los escritos en el Juzgado Tercero del Circuito de lo Penal del Primer Circuito Judicial de Panamá.
También presentó un certificado médico por un día, el 23, la abogada, Gina Cajar, quien la tarde anterior se personó al juzgado con un poder para representar a José Antonio Flores Lovo, en sustitución de Quant, representante anterior del suegro de Alemán.
Novoa: retardan buscando amnistía
El procurador General de Nicaragua, Alberto Novoa, expresó su frustración por la reprogramación de audiencia, pero no con las autoridades de Panamá. “Qué casualidad que se enfermaron dos abogados a la vez, es obvio que utilizaron la artimaña más tonta para eludir el proceso”, dijo.
“Me siento molesto y un poco defraudado por la forma tan burda con que tratan de evadir la responsabilidad de enfrentar un juicio por un lavado de más de 74 millones de dólares robados del erario nicaragüense”, dijo Novoa, quien asistió a la audiencia en calidad de observador, junto al procurador penal, Iván Lara Palacios.
“Sé que están tratando de ganar espacios en Nicaragua a fin de conseguir una amnistía para reacomodar su posición política, pero espero que el 30 de marzo se efectúe la audiencia”, dijo Novoa, tras expresar que la suspensión no significa una derrota jurídica, porque Panamá seguirá adelante.
La fiscal anticorrupción, Mercedes De León, dijo que no esperan la suspensión por un motivo como ese, y reiteró que están preparados con todas las pruebas contra los acusados.
El sistema legal panameño no permite que una audiencia preliminar sea suspendida dos veces, por eso la judicial nombrará a abogados de oficio, para que sean éstos quienes defiendan a los señalados en caso de que los apoderados aleguen enfermedades.
En Nicaragua intentan manipular
María Dolores Alemán Cardenal, hija de Alemán, y el abogado de éste en Nicaragua, Mauricio Martínez, intentaron burlar ayer a la opinión pública nicaragüense diciendo que el proceso se había caído por falta de pruebas, cuando en realidad se reprogramó por la táctica dilatoria de los defensores del reo nicaragüense.
Alemán, Byron Jerez, sus familiares --incluida Alemán Cardenal-- y ex funcionarios del gobierno anterior, habrían usado el sistema bancario panameño para lavar más de 70 millones de dólares provenientes del erario nicaragüense, según el expediente del juicio.
La operación se habría realizado a través de sociedades anónimas, muchas de ellas de papel, según una investigación de la Unidad de Análisis Financiero del Ministerio Público Panameño.
(Con la colaboración de Consuelo Sandoval)