Nacional

Asalto al INSS fue planificado


Lester Juarez

JALAPA, NUEVA SEGOVIA
Las primeras pesquisas policiales sobre el asalto ejecutado por dos sujetos encapuchados y armados con fusiles AK a la camioneta del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que llevaba el último lunes un maletín con 558 mil 774 córdobas, más 110 cheques para el pago de pensiones en este municipio, indican que tal atraco primero fue teorizado en un plan.
La falta de previsión de los funcionarios del INSS de no llevar custodia armada facilitó la acción delictiva.
Esperaron comiendo
Hojas de nacatamales y monte apisonado que la Policía halló en las riberas de la Cuesta La Leona --carretera Ocotal-Jalapa-- donde interceptaron al vehículo del INSS, indican que los dos sujetos estuvieron varias horas durante el fin de semana, esperando que pasara el botín.
Una vez obtenido el maletín, los delincuentes se “esfumaron” tras caminar por un sembradío de frijoles en la comarca San Nicolás, una dirección fácil para salir hacia Honduras. Mientras, William José García, de 32 años, conductor de la camioneta placas M 025-600, luchó por encenderla porque los asaltantes se llevaron las llaves.
¿Cómo sabían que era la camioneta indicada?
Para el subcomisionado Ricardo Jiménez, jefe de la Dirección de Auxilio Judicial (DAJ) en Nueva Segovia, en el asalto intervinieron varios factores que investigan, pero que no detalla aún porque tienen en el campo a varios equipos policiales, incluido personal de inteligencia para dar con el paradero de los asaltantes.
Aceptó lo que la gente comenta en las calles, en torno a que debió haber un informante que dio pautas a los dos sujetos para que ejecutaran el asalto con la efectividad esperada.
A esos avisadores Jiménez los llama “santeros”, y son personas que frecuentan bancos, negocios grandes o instituciones con transacciones de mucho dinero. Este tipo de cooperantes, incluso, se hacen pasar como tontos, dementes, mendigos o vendedores ambulantes.
Se agregan los teléfonos móviles que facilitan la coordinación de acciones delictivas. El jefe policial estima que es probable que esos informadores hayan punteado paso a paso el día, hora y medio de traslado, para señalar con exactitud a los ejecutores de la acción el momento preciso para caer sobre el objetivo.
Una vez con el botín en sus manos, “el santero” logra su “tajada”, y ese es su rol como delincuente asociado, explicó el investigador policial.
Por ahorro no pagan custodias
Antonia Fajardo, responsable de la filial de la institución afectada en el municipio, dijo que por la búsqueda de ahorro no se han obtenido los recursos para pagar viáticos a custodias armados.
“Pero aun así, hubieran disparado, porque en la camioneta iban dos empleados que vestían de celeste, como los policías, que bien los vieron cuando bajaban la primera cuesta”, anotó.
También explicó que para realizar los traslados de forma más segura, no han hecho uso de los bancos Financiera Nicaragüense S.A (Findesa) y Pro Credit, que tienen sucursales en esta zona, porque no reúnen los requisitos, como ser proveedores del Estado”.
Indicó que el robo hubiese sido mayor, “ya que una parte del dinero la dejamos en reserva en un banco de Ocotal, casualmente por medidas de seguridad”. Con los datos que reveló, el monto hubiera engrosado la cantidad de más de 700 mil córdobas.
Añadió que el dinero de reposición ya fue depositado por la casa matriz del INSS, y que de no ocurrir otro hecho de fuerza mayor, a partir de este miércoles se les estará pagado a los 560 pensionados de esta zona, cancelaciones que incluyen el aguinaldo.
Con las venidas y pasajes caros, no les queda nada
Alfonso Pozo Matute, un anciano de 85 años, quien descansaba a la sombra de un alero frente a las oficinas del INSS, se quejó de que con el atraco su pequeño pago de 370 córdobas mensuales que le dan por ser padre de un joven que murió en combate con el Ejército en la guerra de los ochenta, se verá disminuido.
“Pago de pasaje 20 córdobas de ida y vuelta a la comarca El Limón, y con este robo que hicieron en el camino, gastaré 40, porque tengo que venir mañana (miércoles). Entonces imagínese cuánto me queda, señaló.
María del Socorro Jiménez, de la comarca La Estancia, vino hasta este martes a cobrar su pensión también por un hijo muerto en la guerra. “Hasta ahora me doy cuenta de que el dinero se lo robaron en el camino, quiere decir que haré el sacrificio de volver, y con ese pasaje tan caro…”.
Contó que conoce a pensionados que vienen desde El Guano, jurisdicción de Quilalí, y que gastan más de 100 córdobas de pasaje. “¿Qué puede hacer una persona con un salto de 200 córdobas? Esto es una grosería, pero qué se va a hacer, tanto desempleo lleva a hombres a la delincuencia”, observó.
Todo lo prevé la Policía
Entre más se acerca la Navidad y el fin de año, la población norteña espera que los asaltos de camino y los robos con fuerza en las poblaciones urbanas se incrementen, y aparezcan con características de alta peligrosidad.
En previsión de lo anterior, la Policía de este departamento implementó el “Plan Diciembre” para proveer mayor seguridad ciudadana, tanto para menguar el delito de abigeos, hurtos de café en grano, secuestros, tráfico de drogas y armas ilegales, así como los asaltos de camino.
Recientemente el subcomisionado Juan Manuel Chávez, segundo jefe policial en el departamento, solicitó a los productores de café, empresas acopiadoras, ganaderos e instituciones del Estado, una contribución económica para abastecer a las patrullas motorizadas del suficiente combustible.
En esa oportunidad solicitó a los privados y responsables de instituciones públicas coordinar con la Policía la custodia en el traslado de valores.