Nacional

Omar se aferra a su “champa”

*** Se dedicaron a fotografiar a periodistas de END *** Revela alquiler de cinco casas, ¿cuáles son? *** Aclaraciones de socióloga en “pasantía” de Secretaria

El procurador de Derechos Humanos, Omar Cabezas, no presentó ayer argumentos para rebatir el uso que altos funcionarios de la institución --incluido él-- hacen de la casa de protocolo alquilada por 500 dólares al mes con los impuestos de todos los nicaragüenses.
EL NUEVO DIARIO confirmó que la vivienda, ubicada en el kilómetro 13 de la Carretera a Masaya, en el condominio privado Los Geranios, es utilizada por Cabezas; el director administrativo financiero, Jorge Téllez Campos, y el auditor Oscar Salgado Castellón, ambos empleados de la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos (PDDH).
Cabezas llamó ayer a conferencia de prensa y calificó las publicaciones de este periódico como una campaña política en contra de la institución, pero no contestó ninguna de las preguntas sobre el uso y justificación de esta nueva y novedosa práctica en la PDDH, inexistente en otras instituciones del Estado.
Según el pronunciamiento leído íntegramente por Cabezas, la PDDH contrató la vivienda después de “un análisis de los costos económicos que conllevan los procesos de capacitación, pasantías, encuentros con funcionarios, centenares de promotores voluntarios y todo lo que exige la operativización de la estrategia de entregar la Procuraduría a la población organizada a nivel nacional”.
En este contexto, justificó el alquiler de la casa como una disposición tomada “dentro de la lógica de un conjunto de medidas de ahorro y austeridad”, enmarcadas en “las facultades que la Ley 212 en su artículo 49, otorga al Procurador para adquirir los bienes necesarios para el cumplimiento de sus objetivos”.
“En este sentido, la PDDH alquila cinco casas de habitación que se han convertido en locales desde donde nuestra institución realiza su labor de defensa y promoción de los derechos humanos”, reveló.
Cabezas no específico cuáles son y dónde están instaladas estas cinco propiedades. Tampoco aclaró si se refería al edificio en el que opera actualmente la PDDH, las tres delegaciones territoriales que existen en Siuna, Puerto Cabezas y Bluefields, y la que se encuentra en el kilómetro 13 de la Carretera a Masaya.
Para el funcionario, esta práctica inexistente en otras instituciones del Estado ha implicado un ahorro de cincuenta mil córdobas “sobre el monto que hubiera tenido que pagarse si se hubiera requerido alojamiento pagado a instituciones de hospedaje” por albergar a funcionarios de las regiones que viajan a Managua a realizar “pasantías”. Al 2006, el ahorro llegaría, según él, a más de doscientos mil córdobas.
Sin embargo, no presentaron ningún documento que justifique dicha economía. Tampoco un estudio que compruebe que el alquiler de dicha casa de protocolo, sin incluir los servicios de luz, agua y televisión por cable, resulte más barato que pagar hoteles para funcionarios de las regiones.
Después Cabezas continuó con la lectura: “Es totalmente falso, constituye una calumnia y una falta de ética profesional, afirmar, como lo hace el mencionado rotativo, que la casa fue contratada para cosas y actividades de interés personal”. También descartó que el inmueble haya sido ocupado para celebrar su cumpleaños.
Pero empleados de dicha institución, quienes se reservaron su identidad por temor a represalias, confirmaron a este rotativo que la vivienda es utilizada para fines personales.
El pronunciamiento en sus últimos párrafos, señala a EL NUEVO DIARIO de estar impulsando una campaña en contra de la PDDH y su procurador, haciendo hincapié que se entrevistó a Herty Lewites, quien durante el gobierno sandinista se desempeñó como jefe de protocolo.
Mientras, en toda la conferencia de prensa, la vocera de la PDDH, Vivian Torres, se dedicó a fotografiar a los periodistas de END.
Amenaza con demandar a END
En una de las preguntas no contestadas por Cabezas, se le recordó que la misma publicación contenía una entrevista con el diputado sandinista Edwin Castro, quien afirmó que todos los diputados que viven en León viajan a Managua todos los días.
No obstante, el auditor de la PDDH, Oscar Salgado, fue encontrado por EL NUEVO DIARIO habitando la casa de protocolo junto a otra funcionaria. Salgado dijo se quedaba a dormir unas tres veces a la semana, porque vivía en León.
Aun así, Cabezas amenazó: “Los funcionarios, sus familiares y nuestra institución, escarnecidos por el reportaje, demandamos una rectificación de la misma dimensión y lugar de acuerdo con el artículo 68 de la Constitución Política, reservándonos el derecho de demandar en la vía correspondiente”, concluye el pronunciamiento.
Después de varios intentos, Cabezas por fin cedió la palabra a EL NUEVO DIARIO. Para despejar dudas de nuestro actuar periodístico el miércoles pasado, refutamos la supuesta forma “agresiva”, similar a un “operativo policial”, que afirma la PDDH llegamos el miércoles pasado a realizar la entrevista.
Ese día preguntamos al vigilante del condominio Los Geranios por Oscar Salgado, y nos permitió el ingreso al mismo. Luego preguntamos por Salgado, quien contestó nuestras preguntas sin abrir la puerta. Y fue a través de la ventana que indagamos sobre una casa de protocolo pagada por los impuestos de todos los nicaragüenses.
Preguntas sin contestar
Una vez aclarado ese tema, se le preguntó a Cabezas por qué se quedaba en la vivienda, tal como confirmó el director administrativo financiero Jorge Téllez Campos, en una entrevista que brindó a EL NUEVO DIARIO, y cuya grabación anunciaron se repartiría al gremio periodístico. No obstante, no respondió.
Otra pregunta no contestada fue por qué Oscar Salgado se queda hasta tres veces por semana en la casa de protocolo, si bien puede viajar a León todos los días, igual que la mayoría de funcionarios públicos que viven en la ciudad metropolitana.
La tercera interrogante estuvo referida a la permanencia de champas en las afueras de la institución para albergar a tres procuradores especiales nombrados a mediados de año, en vista de que --según Cabezas-- existen cinco inmuebles que paga la PDDH. Por qué antes no había casa de protocolo y ahora sí, fue otra de las preguntas que no contestó Cabezas.
Al final, el Procurador y los funcionarios que estaban en la conferencia de prensa se levantaron cuando --planilla en mano--les preguntamos por qué no rentaban de sus salarios una casa para hospedarse en Managua, pues Cabezas gana 90 mil córdobas al mes, y el director Administrativo Financiero y el Auditor --los tres usuarios de la casa de protocolo-- 30 mil cada uno.
Socióloga en “pasantía” para fungir como secretaria
En la conferencia de prensa, el procurador Omar Cabezas se hizo acompañar de los funcionarios Jorge Téllez Campos, Oscar Salgado y Gorethi González Filliponi, ésta ultima secretaria administrativa de la delegación de Puerto Cabezas. Además, estuvo presente todo el personal de la PDDH, atento a las justificaciones que presentaría Cabezas y al final nunca exhibió.
González es la persona que acompañaba a Salgado la noche del miércoles pasado, cuando EL NUEVO DIARIO confirmó que la casa de protocolo estaba siendo utilizada por funcionarios de la institución.
Cabezas, después de leer el pronunciamiento de la institución, presentó a González ante los medios de comunicación. La joven solamente leyó una carta en la que exigió rectificar todo lo publicado y también amenazó con demandarnos en los tribunales.
En el primer párrafo de la misiva, se lee: “Desde hace dos meses fui contratada por la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos, para realizar labores como secretaria administrativa de la delegación de la PDDH, que pronto será inaugurada en Puerto Cabezas”.
“En razón de lo anterior y para efecto de recibir el proceso de inducción a la institución, que conforme la nueva política institucional, toda trabajadora o trabajador, tienen que pasar, desde hace una semana vine a Managua, período en el que además he recibido una serie de capacitaciones sobre el quehacer de las diferentes áreas de trabajo y temas priorizados por la PDDH”, añadió.
“Y he sido hospedada en la una casa que esta institución está alquilando, con el objetivo de ahorrar los gastos de hospedaje de los diferentes funcionarios que laboramos para la Procuraduría y que no habitamos en esa ciudad capital, ya que mensualmente vendremos a Managua a continuar con el proceso de fortalecimiento profesional en materia de Derechos Humanos”, agregó.
“Quiero expresar mi repudio e indignación por el abordaje que se realizara por los periodistas en dicho artículo, el cual es contrario a la ética profesional y denota actitud machista y misógina de parte de estos señores, cuando en varias partes de su contenido dejan en entredicho mi dignidad, integridad moral, honra y reputación”, siguió leyendo.
Sin embargo, en nuestra publicación únicamente informamos que González permanecía en dicha vivienda al momento de nuestra consulta periodística.
“Estas aseveraciones además de ser falsas e infames, podrían ser mal entendidas y traer consecuencias negativas hacia mi persona, tomando en cuenta la cultura de desprecio, discriminación y violencia que existe hacia las mujeres, además de las explicaciones con nuestras familias, pues tanto yo como el licenciado Salgado, somos personas casadas”, finalizó.