Nacional

Traman invadir la reserva Indio-Maíz

*** Mayoría son vividores que tienen hasta cinco títulos dados por reforma agraria y ahora quieren agarrar 50 manzanas cada uno *** Están organizando gente en Costa Rica y Nueva Guinea, “cobrando de acuerdo a la cara que te miran *** Cabecillas son en su mayoría ex miembros de la contrarrevolución y desmovilizados del Ejército

Valeria Imhof

Una grave denuncia hizo ayer el ministro del Ambiente y Recursos Naturales (Marena), Arturo Harding, quien señaló que unas cinco mil familias se están organizando para invadir la Reserva Indio-Maíz, una de las siete áreas protegidas que conforman la Biosfera de Río San Juan.
“En este momento estamos bajo esa amenaza y tenemos algunos elementos que nos hacen sospechar que no son de ninguna agrupación indígena, sino personas que incluso tienen hasta cinco títulos de propiedad dados en reforma agraria”, dijo Harding.
Harding indicó que estos grupos pertenecen a la ex Resistencia Nicaragüense y a desmovilizados del Ejército y la Policía, agregando que se trata de “un negocio” que casualmente se intensifica en tiempos de elecciones.
“Sería una verdadera infamia invadir el único territorio virgen que queda en Nicaragua”, comentó el ministro, quien advirtió que pedirá el apoyo del Ejército y la Policía para evitar este tipo de acciones.
De varios departamentos
La amenaza a la Reserva por parte de los “toma tierras” se convirtió en el punto de agenda más importante en la reunión que sostuvo ayer la Comisión Nacional de la Reserva de la Biosfera de Río San Juan, donde participaron alcaldes de ese departamento, funcionarios del Marena y autoridades regionales de la Costa Caribe sur, entre otros.
José Luis Galeano, delegado del Marena en Río San Juan, dijo que las personas que intentan tomarse la reserva son originarias de Nueva Guinea, Puerto Cabezas, Jinotega y Juigalpa, entre otras localidades. “Esto es alarmante, porque incluso están organizando gente en Costa Rica y Nueva Guinea, cobrando de acuerdo a la cara que te miren: si te ven bien vestido te sacan 1,500 córdobas y si es un campesino pobre le quitan 500”, denunció Galeano.
Según Galeano, una vez que la gente paga, la organización le extiende un carnet de afiliado a un costo de 20 córdobas y le dicen que van a tener derecho a 50 manzanas de tierra en la Reserva. “Ellos se amparan en la Ley 445, pero ésta autoriza la extensión de títulos comunales para proteger a etnias indígenas, pero no para defender a chontaleños o gente de Nueva Guinea”, señaló Galeano.
El delegado identificó al señor Roberto Flores Chong, supuesto presidente de esta organización, un Smith y otros, todos ex comandantes de la Resistencia Nicaragüense, como los instigadores de las tomas de tierra en la Reserva. “Es toda una red con mucho dinero que cobra millones de córdobas, y tenemos grabaciones donde la gente aparece diciendo cuánto ha pagado”, afirmó Galeano,
El delegado reconoció que no pueden hacer mucho para detener el proceder de esta gente, porque sólo pueden ser aprehendidas una vez que cometan el delito. No obstante, advirtió que ante cualquier invasión que hagan, procederán inmediatamente a desalojarlos.
Galeano, además, indicó que tiene pruebas de que personas de esa agrupación están visitando Costa Rica para organizar a nicaragüenses que están radicados allá, y en el momento de la invasión ingresar por Costa Rica y el sector de Nueva Guinea.
El coronel Orlando Talavera Siles, jefe de la Dirección de Asuntos Civiles del Estado Mayor General, confirmó la denuncia, y dijo que en próximos días incrementarán los puestos de protección en el área. “Es un plan que tienen y estamos tratando de evitar que se produzca (la invasión). Tenemos doce puestos militares que están protegiendo la reserva, pero cuando llegan 200 familias no se puede detener sino detectarla e informar a la Procuraduría para que interponga la demanda”, dijo Talavera, quien indicó que los cabecillas de estos grupos están ubicados en Nueva Guinea.
Talavera dijo que una de las salidas para evitar la invasión a la Reserva sería enjuiciar a los que están promoviendo esta actividad.
Por su parte, el alcalde de Nueva Guinea, Julio Quintanilla, deploró la actitud de los “toma tierras” y los calificó de vividores que se aprovechan de la necesidad de la gente humilde. “En Nueva Guinea somos gente de trabajo, pero como está alejado de Managua es como el lugar idóneo para que se formen esos grupos, pero no son de allí, incluso hay gente de Managua”, dijo el alcalde, quien señaló que estas personas en su mayoría son desmovilizados de la Resistencia, el Ejército y la Policía que se han “quedado con la maña de no querer trabajar” y “vivir de lo que no les cuesta”, en este caso, de las reservas naturales.