Nacional

Ortega: FMI se opone a los aumentos salariales


El ex presidente y Secretario del FSLN, Daniel Ortega, denunció hoy que el Fondo Monetario Internacional (FMI) se opone a que se aumenten los salarios en el presupuesto de 2006, como reclaman los médicos y otros empleados de Salud en huelga por segunda semana consecutiva.

"El FMI sencillamente dice que no se pueden aumentar los salarios (...), aun cuando el país puede contar con ingresos para esos aumentos", afirmó Ortega tras salir de una reunión con el presidente Enrique Bolaños en la sede del gobierno.

El también líder sandinista acusó al organismo financiero de calcular ingresos menores a los que va a recaudar el país en 2006 y, según él, con los fondos omitidos se puede aumentar los salarios en el sector público.

Rechaza exigencias

En la discusión y aprobación del presupuesto, prevista para el jueves, "vamos a tener una posición firme" de rechazó a esa exigencia del FMI, adelantó Ortega.

Unos 3.000 médicos junto con otros trabajadores del sector salud sostienen por segunda semana una huelga hospitalaria reclamando un aumento de sueldos del 140% para los primeros y de 100% en las otras áreas.

Los huelguistas amenazaron con intensificar sus protestas y hacer mítines frente a la sede del FMI para rechazar sus políticas financieras impuestas al país.

El vicepresidente del Parlamento, Wilfredo Navarro, coincidió con Ortega y aseguró que el gobierno "por los compromisos que tiene con el FMI bajó el techo del presupuesto".

Déficit superior a $ 200 millones

El presupuesto presentado por el gobierno para el próximo año es de 1.173 millones de dólares, con un déficit superior a los 200 millones que serían cubiertos con préstamos y donaciones.

El secretario de comunicación de la Presiencia, Lindolfo Monjarretz, advirtió que "si no tenemos un presupuesto responsable, el país no podrá acceder al financiamiento externo" para cubrir el déficit estimado.

El funcionario manifestó que en la propuesta de gastos enviada por el gobierno al Parlamento está incluido un incremento salarial para el sector salud, estimado en seis millones de dólares.

El problema es que los empleados están solicitando aumentos más allá de lo que el país puede soportar, subrayó.