Nacional

Sacaron proyectil a menor baleada

* Delincuentes ya no respetan ni a los niños, y Policía aparece como única institución que los enfrenta

María Haydée Brenes

A las diez treinta minutos de la mañana de ayer, la pequeña Tatiana del Socorro Blas Robles, de nueve años --quien desde el viernes permanecía en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital “Lenín Fonseca”-- fue ingresada a la Sala de Cirugía para sacar de su cabeza la bala que le quedó alojada después que un delincuente le disparara.
Su madre Bertha Adilia Robles, muy compungida dijo a EL NUEVO DIARIO que jamás imaginó que estaría pasando “este terrible trance” con su pequeña, quien mordió a uno de los cuatro delincuentes portadores de armas de fuego, que interceptaron a la menor y a su hermana de quince años, a fin de robarles el dinero que llevaban para comprar medicinas en Villa Reconciliación.
“No llevaban una gran cantidad de dinero, somos pobres. Me iban a comprar unas pastillas para mi diabetes, sólo le pido a Dios que mi niña salga de esto con bien y que encuentren al delincuente”, expresó la señora Robles.
Puras promesas
El drama de Tatiana y de su familia se repite a diario en nuestras ciudades --declaró la licenciada Violeta Delgado, enlace nacional y miembro de la Comisión contra la Violencia de la Coordinadora Civil para la Emergencia y la Reconstrucción (CCER)-- y no se percibe interés por parte de otras instituciones del Estado que no sea la Policía, para frenar la violencia.
Durante la pre campaña y campaña municipal, los candidatos a alcaldes tuvieron la oportunidad de conocer cuáles eran las prioridades para la población, y en todos los sondeos y encuestas se encontró --dijo Delgado-- que la seguridad ciudadana ocupaba uno de los tres primeros lugares.
“Todos los alcaldes prometieron mayor seguridad ciudadana, considero que es hora de que los candidatos a alcaldes, ahora que ocupan las municipalidades, comiencen a cumplir con sus promesas de campaña, donde se habló incluso de la instauración de una Policía Municipal, así como programas para frenar la violencia”, afirmó Delgado.
Una golondrina no hace verano
“Estemos claros” --continuó Delgado-- “que una golondrina no hace verano, y pese a los esfuerzos de la Policía Nacional, que son muchos y certeros, la situación de violencia viene creciendo, y aunque Nicaragua pese a todo guarda una distancia significativa de lo que está pasando en países vecinos como Honduras, El Salvador y Guatemala, nos parece que la Policía está trabajando sola, porque no identificamos a las otras instituciones del Estado y locales, ni a las municipalidades.
“No se está haciendo ningún esfuerzo para prevenir el delito, no hay campañas de prevención, educación u oportunidades, hacemos un llamado a tomar cartas en el asunto porque es preocupante, y es un llamado de atención que una niña de apenas nueve años se enfrente a delincuentes por defenderse”, concluyó Delgado.