Nacional

Gente implora atención

* Enfermos continúan sufriendo más de la cuenta, mientras más unidades de Salud se suman a los reclamos * Sólo abren los portones a las ambulancias y a casos de emergencia, y ya empiezan a tomarse algunas calles * Ministra Gurdián calla, y los diputados fueron abucheados ayer en la Asamblea Nacional

Lucía Navas

La huelga nacional en el sector Salud arreció aún más, pues los médicos con la unión del resto de trabajadores, paralizaron ayer el paso vehicular en algunas avenidas de la capital, y cerraron los portones de los hospitales dejando entrar sólo las ambulancias y a las personas que ameritaban atención de emergencia.
Los 32 hospitales y los centros de salud del país se mantienen paralizados. La protesta es hasta a lo interno del Ministerio de Salud (Minsa Central), ya que el personal del Laboratorio Nacional también se sumó.
Los médicos, enfermeras, auxiliares, técnicos de laboratorio, afanadoras, y resto de personal del Hospital “Fernando Vélez Paiz” en Managua, desde las siete de la mañana de ayer obstaculizaban la avenida con sus mantas y alzando los brazos en reclamo para que les aprueben el incremento salarial.
Aunque se hicieron presentes oficiales de Policía tanto en el “Vélez Paiz” como en el Hospital “Roberto Calderón”, no se registró ningún altercado.

Gente suplica en portones
Decenas de pobladores deben casi suplicar en los portones de los hospitales para que se les deje ingresar a ver o al menos que les informen sobre el estado de salud de sus familiares internos, pero los trabajadores de la Salud sólo abren para dejar entrar las ambulancias y los casos que ameritan atención de emergencia.
En el Hospital “Bertha Calderón” hubo tensión en un determinado momento entre los pobladores y el personal en protesta, debido a que no a todas las embarazadas se les dejaba ingresar. A Katy Narváez, de 16 años, a pesar de haberle iniciado las contracciones de parto, la devolvieron los médicos en el área de emergencia diciéndole que volviera cuando los dolores fueran más fuertes.
La protesta se extendió por los puestos y centros de Salud de los 12 municipios de Nueva Segovia, al igual que en las unidades asistenciales de Matagalpa, Jinotega, Estelí, Chontales y Masaya.
En el Hospital de León, el área de Rayos X y Laboratorio empezó a recibir únicamente casos de urgencia. Mientras en Granada se interrumpió el programa de Ortopedia y Traumatología, en el que una brigada de Estados Unidos realizaría operaciones de rodilla.

Diputados abucheados
La protesta también llegó a la Asamblea Nacional, donde un grupo de casi 1,500 médicos --representantes de casi todos los departamentos del país--, y un grupo menor de trabajadores de Fetsalud, exigieron a los diputados aprobar en el presupuesto del Ministerio de Salud (Minsa) los montos para otorgar el aumento salarial.
El diputado liberal Guillermo Montenegro, y el Azul y Blanco, Miguel López, fueron los más abucheados por los trabajadores afiliados a Fetsalud, por decir que las demandas son justas, pero en cuando se apruebe el Presupuesto General de la República también debe tomarse en cuenta que otros empleados públicos igual requieren incrementos.
La huelga de los médicos hoy cumple cinco días y no se avizora una pronta solución, pues el Gobierno, a través del Ministerio de Hacienda, sostiene que no se cuenta con el suficiente presupuesto para otorgar el incremento salarial del 140 por ciento demandado.

Ministra calla
La ministra de Salud, Margarita Gurdián, desde hace dos días no se pronuncia sobre qué medidas contempla para que se restituya la asistencia a la población.
Por su parte, el ministro del Trabajo, Virgilio Gurdián, sigue evitando pronunciarse sobre la ilegalidad o no de la huelga, y autorizar los despidos de los dirigentes de la Federación Médica, “dando la pauta para que la negociación sea la herramienta para encontrar una solución a esta problemática”.
Artola: “Déjennos pelear nuestro salario”
Elio Artola, Presidente de la Federación Médica en la Asamblea, advirtió que “la reivindicación del gremio médico no la detiene nadie”, y eso significa que se está dispuesto a aceptar la mitad del incremento este año y la mitad el próximo, “pero no a que siga el Minsa explotando a los residentes, pues la mitad de los 415 le trabajan gratis”.
Dijo, además, que aun con la unificación de los sindicatos en la protesta no coinciden en la petición salarial de Fetsalud, “porque en la huelga del 98 todos los trabajadores se conformaban con 60 u 80 pesos, pero los médicos dijimos: basta de payasadas”.
“Los médicos respetamos al resto de trabajadores de la Salud, y por eso que peleen por su salario, pero déjennos pelear el nuestro”, dijo, al sostener que el Gobierno deberá llegar a un acuerdo con la Federación Médica, al margen de la que se alcance con Fetsalud.
No obstante, la postura de los diputados, incluidos los sandinistas, es aprobar un solo monto para incrementos salariales en el sector Salud.
Wálmaro Gutiérrez, miembro de la Comisión Económica, dijo que “no se pueden ver a los médicos por un lado, y por otro al resto de trabajadores de la Salud, respaldamos (los sandinistas) se aprueben los 600 millones de córdobas para todos”.
Planteó que las partidas para los aumentos de los empleados públicos, deben salir “de los 900 millones de córdobas de la sobre recaudación vía recursos tributarios que habrá en 2006, como de una reducción en los gastos burocráticos de las instituciones estatales. Asimismo, se debe replantear que se pague sólo la mitad de los intereses de la deuda pública con los bancos.
(Con la colaboración de Mauricio Miranda, Leoncio Vanegas, Leopoldo López, Francisco Mendoza, Marianela Flores, Maricely Linarte, Máximo Rugama y Yelba Tablada)