Nacional

2 detenidos, pero Sagrario no aparece


JINOTEPE, CARAZO -La Policía de Jinotepe asegura haber esclarecido en tiempo récord la profanación a la iglesia San Antonio, en esta ciudad, con la captura de dos individuos, pero la iglesia que ya vivió una primera experiencia el año pasado tiene sus reservas, y estima que detrás de este nuevo hecho se ocultan autores intelectuales, y que los dos capturados pudieron haber obedecido órdenes o sido contratados por terceros para darle otro golpe al catolicismo en este departamento
Ayer el propio jefe de la Policía, comisionado Javier Carrillo Suárez, confirmó que están detenidos Rudy Javier Jarquín Cruz, alias “Ñongo”, de 30 años y Víctor Ramón Navarrete Cruz, conocido como “Candela”, también de 30 años, a quienes las autoridades responsabilizan de la sustracción del sagrario valorado en dos mil dólares, y los dos copones repletos de hostias consagradas, cada uno valorado en 200 dólares.
Una sordomuda los vio
La detención de estas personas, dijo Carrillo, se hizo con base en el testimonio de una feligresa sordomuda que se encontraba en el interior del templo cuando ocurrió el hurto, tal como tipificó la Policía el delito, mientras se informó que la mujer ofreció declaración auxiliada por un intérprete, y dijo claramente que fueron los hermanos Cruz los que se lanzaron la tapia cuando ella iba entrando a la parroquia, y luego en el interior del templo los vio nuevamente cuando sacaban los objetos sagrados.
Por esta prueba y otras que a la Policía le parecen contundentes e irrefutables, los dos detenidos serán pasados hoy a la orden del Ministerio Público.
Sin embargo, a la Policía le ha llamado la atención que Julio Cesar Tercero Norori, la persona que el año pasado fue procesada y condenada, conforme la legislación vigente, a dos meses de cárcel por haber incursionado en el templo y profanado la eucaristía, ahora no aparece por ningún lado, lo que ha despertado sospechas por los antecedentes del joven, a quien la Iglesia excomulgó por el atrevimiento cometido.
De los ahora procesados se sabe que tienen antecedentes delictivos de robo, y puede que les haya llamado la atención el color dorado del sagrario y los copones, y creyendo que eran de oro hurtaron los símbolos que para los católicos son sagrados, por representar las hostias el cuerpo de Jesucristo, según recordó ayer el párroco, padre Edwin Román, quien, no obstante, sigue considerando que detrás de lo sucedido se ocultan fuerzas tenebrosas que atacan en lo más profundo al catolicismo.
Esa misma opinión la comparte el Arzobispo Metropolitano de Managua, monseñor José Leopoldo Brenes Solórzano, quien acompañado de un nutrido grupo de sacerdotes de la Arquidiócesis, ayer por la tarde llegó a Jinotepe para oficiar una misa de desagravio.
Sagrario y copones no aparecen
Señaló que aun cuando la Policía debe investigar y llegar al fondo de lo sucedido, los enemigos de la fe la están atacando, porque hay otros actos que perfectamente pueden relacionarse, como las recientes incursiones a los templos de Masatepe y Niquinohomo, y hasta lo sucedido en el santuario de El Viejo, de donde fueron sustraídos objetos sagrados y se dejó tirada a la patrona de Nicaragua, la Purísima Concepción.
“Por eso la Iglesia no estará conforme hasta que se llegue al fondo de lo que está sucediendo, y en el caso de Jinotepe aparezcan el Sagrario y los copones con las hostias consagradas, porque no es tanto el valor, que suma 2 mil 400 dólares, sino el valor sentimental que esto tiene para nuestros feligreses” expresó el Obispo.
La Policía ha realizado algunos cateos en procura de recuperar los objetos sagrados, pero hasta ahora todo ha sido infructuoso, mientras los detenidos, según conocimos, se han declarado inocentes de los cargos imputados.