Nacional

Una jueza que rechaza narcodólares

* Defensor le ofreció 17 mil de entrada y 100 mil después que fallara inocencia y sacaran la plata * Abogada niega el intento de soborno, pero es segunda vez que lo denunciaba, y antes el TAP nunca resolvió nada, hoy lo hace ante Policía * Policía teme un ataque a sus instalaciones una vez que se conozca la sentencia

¡Culpable! Fue el veredicto de la juez Sara María Espinoza en contra de Marvin Fúnez Chill, a quien la judicial le encontró responsabilidades por los delitos de posesión ilegal de armas de guerra y tráfico interno de estupefacientes y otras sustancias controladas.
Como se recordará, el pasado 9 de julio la Policía con orden de allanamiento requisó la casa de Fúnez ubicada en la comunidad de Kahka, donde ocuparon 635 mil dólares, armas de fuego, proyectiles y un kilo de cocaína.
El dueños de los dólares, quien no se encontraba en su casa de habitación a la hora del allanamiento, fue detenido semanas más tarde en el Hospital Nuevo Amanecer, junto a su cuñado Vicente Collins, con quien intercambió disparos y ambos resultaron heridos.
El fallo dictado por la juez Espinoza sienta precedente en la administración de justicia a nivel nacional, donde varios casos similares a éste quedaron impunes. La juez de la causa dijo que durante el juicio se analizaron todas y cada una de las piezas de convicción.
Quisieron sobornarla
La judicial denunció que fue víctima de intento de soborno por parte del abogado Rigoberto González Garbach, defensor de Marvin Fúnez, quien le ofreció la cantidad inicial de 17 mil dólares para que dictara un fallo de inocencia en el juicio que se ventilaba en ese juzgado, y luego cuando destrabaran los 635 mil dólares, ella recibiría otros 100 mil dólares. “Esto nos ayudaría para que ambos salgamos de la pobreza”, según le dijo el defensor González.
Ahora sólo cree en Policía
La denuncia formal fue hecha ante la Policía Nacional, debido a que en 1999 esta misma juez ya había entablado una acusación ante el Tribunal de Apelaciones de ese entonces, cuando el mismo licenciado González había tratado de “comprarla” en sus decisiones judiciales. La judicial recordó que el caso no pasó a más, y es por eso que esta vez puso la denuncia ante la Policía.
Esta acusación fue negada por el abogado defensor Rigoberto González, quien dijo que en ningún momento había hablado eso con la juez de la causa, “el problema es que ella se encuentra presionada por la Policía, entonces no tenía más remedio que condenar al señor Fúnez, y es por eso que la recusé, para que no conozca del caso, aun así ella insistió hasta dictar la culpabilidad”.
Por su parte, la juez respondió diciendo que todo estuvo apegado a las leyes, tomando en consideración que el artículo 37 del Código Procesal Penal dice claramente que el juez recusado no pierde su competencia, debiendo seguir con el proceso en caso que el Tribunal de Apelaciones encuentre mérito en la recusación, pues se anula lo actuado y entonces se podrá nombrar a un sustituto.
Los argumentos de la defensa
Según González, la juez desestimó todas las evidencias a favor de Fúnez que demuestran que es un líder en su comunidad, que ayudaba en la recepción de armas de fuego a los ex combatientes que tenían armas en sus casas, que es un acopiador de mariscos desde hace muchos años, que a su vez trabajaba como guardador de dinero de los comunitarios que se dedican a la pesca y acopio de langosta.
Los testigos que presenciaron cuando un efectivo de la Policía sacó de su mochila el kilo de cocaína y lo puso entre las cosas que le ocupaban a Fúnez en su casa, todo eso y más no lo quiso ver la señora juez, dijo el defensor.
Otro señalamiento que la defensa considera elemental es el hecho de que la vivienda de Fúnez fue allanada a las 4 de la madrugada, cuando la ley es clara que todo allanamiento debe de ser practicado entre las 6 de la mañana y las 6 de la tarde.
“Carlos Francisco Palma ha cumplido con el deber que me ha encomendado el Estado”, así se expresó el fiscal de la causa, quien junto a la fiscal auxiliar María Teresa Gómez Malespín, siguió paso a paso todo el proceso de juicio.
Existe posibilidad de un ataque a la Policía
El jefe de la Policía Nacional, comisionado mayor Marlon Montano, dijo a EL NUEVO DIARIO que no descarta la posibilidad de un ataque contra las instalaciones de la Policía, y por la tanto mantienen un fuerte dispositivo de seguridad mientras se dicta la sentencia, y se procede al traslado de Marvin Fúnez a un Sistema Penitenciario del Pacífico.
Queda la apelación
Otro problema es que el reo Fúnez está enfermo a raíz de la cirugía para extraerle la bala que se le había quedado en el cuerpo, presenta fiebre todas las noches, y en un centro penitenciario tendría mejor opción y atención.
Independientemente de la sentencia de la juez, la que será dada a conocer mañana jueves, lo definitivo se sabrá después que el Tribunal de Apelaciones se pronuncie sobre la apelación que realizará la defensa.