Nacional

Huelga se radicaliza

* Se suma a protestas “La Mascota”, hospitales y centros de Salud de casi todos los departamentos * Mitrab trata con cautela solicitud de despidos y declaratoria de la ilegalidad de la huelga * Ministra Gurdián dice no querer correr a nadie, pero que es imperativo sentarse a negociar

Lucía Navas

El Ministerio del Trabajo detuvo los despidos de los siete médicos que integran la directiva de la Federación Médica, solicitados por la ministra de Salud, quien argumenta que la huelga en los hospitales públicos no tiene base legal.
El Mitrab “por el momento” detuvo el trámite, pero dio un ultimátum para que hoy se inicie un proceso de conciliación a fin de resolver el conflicto.
La acción de la ministra Margarita Gurdián tensionó aún más la huelga --que hoy cumple su tercer día--, pues los médicos reaccionaron con amenazas de no sólo mantenerse sin atender las consultas externas y cirugías programadas, sino de que ante el primer despido que se autorice, responderán con no asistir más las áreas de emergencia.
La protesta sigue tomando fuerza, pues se sumaron los hospitales “La Mascota” en Managua; los de Chontales y el “San Juan de Dios” de Estelí, en donde los pobladores denunciaron que los médicos habían dejado de asistir a los pacientes hospitalizados, dejándoles al cuidado exclusivo del personal de enfermería.
También se sumó el “Pedro Altamirano” del municipio de La Trinidad, así como los centros de Salud en casi todo el país.
El Minsa pidió la declaratoria de ilegalidad de la huelga, sosteniendo que se realiza pasando por encima de la Ley Laboral, ya que existe un proceso de negociación en torno al nuevo convenio colectivo, en donde participan los restantes 150 sindicatos del Sector Salud.
Virgilio Gurdián, titular del Mitrab, dijo a END que se está “evitando declarar ilegal la huelga por el momento y darle trámite a despidos, para que se entre a la reflexión y se sienten a negociar”. Informó que este miércoles se harán las inspecciones en las unidades asistenciales para constatar la protesta, a fin de cumplir el trámite de ley que permita pronunciarse sobre la legalidad de la misma.
Se explicó que si el Mitrab declara ilegal la huelga, los despidos no sólo de la directiva serían autorizados, sino que también la del resto de representantes del movimiento médico en cada unidad asistencial.
El doctor Jaime Cortés, sindicalista del Hospital “Roberto Calderón”, dijo que “ambas represalias buscan intimidarnos, pero no nos vamos a dejar, y recrudeceremos nuestra protesta porque todos los médicos nos sentiremos corridos, y entonces no habrá quién atienda las emergencias”.
Mientras, los dirigentes de la Federación Médica, encabezados por su presidente Elio Artola, presentaron ayer por la tarde ante el Mitrab un recurso contra la notificación de los despidos, y rechazaron el ultimátum para sentarse en un trámite conciliatorio con el Minsa.
Antes de ello, por la mañana los siete dirigentes sindicales denunciaron en la Asamblea Nacional la represalia del Minsa, obteniendo además del respaldo a la demanda de incremento salarial, que se condenaran los despidos. La acción al parecer disolvió las diferencias entre la Federación Médica y la Federación de Trabajadores de la Salud (Fetsalud).
“Ahora resulta que cómo los médicos protestan, utilizan la “sabia reacción” de siempre: declarar ilegal la huelga y correr a los siete dirigentes del gremio médico, como que así resolvieran que los moteles sigan enviando sus desechos a los hospitales”, dijo Porras en el plenario de la Asamblea.
Fue secundado por la también diputada y sindicalista Iris Montenegro, quien señaló a la ministra Gurdián de “querer terminar a sangre y fuego la huelga de los médicos”. Hoy Fetsalud anuncia que el resto de trabajadores se suman a la protesta.
Forzando a negociar
La ministra Margarita Gurdián expresó que no tiene interés en correr a los médicos en protesta, sino en entrar a un proceso de conciliación en donde se logre al fin una negociación con la Federación Médica, en torno al incremento salarial del 140 por ciento y resto de demandas. Pero fue enfática en que si no convergen a la conciliación “me ajustaré a los mecanismos que establece el Ministerio del Trabajo”.
Refirió que está en manos de la Asamblea poder resolver las demandas salariales de los trabajadores de la Salud, aprobando el presupuesto que va a recibir el Minsa. Sobre los salarios que ganan los galenos, dijo que el básico anda por 3,500 córdobas, pero con los incentivos de turnos los especialistas llegan hasta 7 mil córdobas, y los generales a 5 mil.
Respecto de las sábanas que regalan distintos moteles a los hospitales, la Ministra no ve nada de malo en ello, pues antes de colocarse en las camas se esterilizan. “Es conocido que el presupuesto que tenemos es limitado para atender todas las demandas en salud en general. Tenemos asignado para este año 2,791 millones de córdobas, el 60 por ciento es para pagos de salarios, y queda un fondo limitado para lo demás”.
Población “crucificada”
Pero mientras se recrudece la protesta, la población sigue siendo la castigada. Los pocos pobladores que aún siguen buscando asistencia igualmente son regresados a sus casas. Durante los dos días de protesta no se brindaron alrededor de 20 mil consultas externas y mil cirugías programadas en el Sistema de Salud Público.
Pero igual siguen mostrándose las carencias en los hospitales, esta vez con la comida que se les da a los pacientes. En el “Vélez Paiz”, ayer, las mujeres en la Sala de Maternidad sólo desayunaron un pedazo de pan y un vaso de tibio. Las madres de los niños internos en neumología tuvieron más suerte, pues comieron pan y gallopinto.

(Con la colaboración de Edgard Barberena, Yelba Tablada, Máximo Rugama y Marianela Flores)