Nacional

Hora de comer es hora de llorar

* Ratas y babosas arrasaron completamente los cultivos, y huracán “Beta” terminó de rematarlos

LAS MINAS, RAAN -Una vida de continuos desastres es la que se vive en el municipio de Prinzapolka, donde ahora una plaga de ratas y otra de babosas, ha devorado y dañado los pocos cultivos que resistieron a los efectos del huracán “Beta”.
La niñez de Prinzapolka es la que más sufre. Están a la buena de Dios al igual que sus padres con la pérdida de los cultivos. Se acuestan con hambre y amanecen con hambre. Los cogollos de las plantas se están acabando, lo mismo que el puño de azúcar que mezclan con agua, que por cierto está contaminada.
Los infantes lloran todo el día, al igual que muchos de los adultos que buscan comida adentro y afuera de las casas, y no encuentran porque no hay. Y es que “Beta” los afectó y ahora las plagas terminaron de arruinarlos.
La situación en Prinzapolka, con 21,158 habitantes, y subdivididos en Río Arriba, Río Abajo, Llano Centro, Cuenca Media y Litoral Norte, es de desesperación y tribulación. 2005 ha sido un año sombrío por las continuas adversidades que han tenido que enfrentar.
Don Melanio Hernández Budier, habitante del Corozo Central, aseguró haber sembrado cuatro manzanas de arroz, tres de frijoles y tres de maíz. Pero tras la invasión de ratas y babosas sólo logró rescatar una manzana y media de arroz, una de frijoles y media de maíz.
“Figúrese que yo logré sacar algo, pero hay otra gente que no pudo lograr nada, porque esos animales (ratas y babosas) que nos han dejado sin maíz, arroz y frijoles, nos han causado un gran desastre”, indicó el comunitario.
SOS de Concejo
El Concejo de Prinzapolka, presidido por el edil de Yatama, Eklan Jammes Molina, urgió la presencia del gobierno Regional y Central para socorrer con medicinas, víveres, asistencia técnica, insumos agrícolas y proyectos de ganadería a más de un mil familias multiétnicas.
Prinzapolka cuenta con una extensión territorial de 7,020.48 kilómetros cuadrados. Está ubicada a 382 kilómetros al noreste de Managua, en el extremo sur de la Región Autónoma del Atlántico Norte, a 206 kilómetros de Puerto Cabezas. Su población es de 21,158 habitantes, de ellos, 11,056 son mujeres y 9,595 son hombres. Conviven 3,777 familias distribuidas en 39 comunidades multiétnicas. 26 comunidades son indígenas y 13 son mestizas.
Las afectaciones han sido confirmadas in situ por una comisión interinstitucional presidida por el vicealcalde Roy Wilson Sanders, y Camilo Averruz Ubieta, facilitador del Mag-For en el territorio.
En un informe de evaluación de daños, señalan que en las comunidades de Tasbapouni, Soledad, Apaunta, El Naranjal, Tungla, Silivila y Corozo vega y central, 105 manzanas de arroz, y 168 de maíz fueron devoradas por las plagas de ratas y babosas, las que todavía se encuentran causando daños en los cultivos de la zona.
En tanto, 88 manzanas de musáceas y 14 de tubérculos están dañadas con pudrición radicular tras resultar anegadas por los efectos del huracán “Beta”.
Cultivos arrasados en 16 comunidades
Estos desastres se suscitaron en apenas seis comunidades. Lo alarmante es que los datos recabados por la comisión de evaluación de daños, precisan que tras el paso del huracán “Beta” por Prinzapolka, 16 comunidades ubicadas en el Litoral y Río Abajo de Prinzapolka perdieron parte de sus plantaciones y la totalidad de los cultivos.
Haulover, Layasixa, Kukalaya, Wounta, Walpasiksa, La Barra de Prinzapolka y Dipawala, que están ubicadas en el sector llamado el Litoral. Auka Mango, Bethel, Tuburus, Dos Amigos, Galilea, Ladrícola, Limbaica, Buena Vista y Klarindan, localizadas en el sector de Río Abajo, son las comunidades en donde el huracán “Beta” arrasó con todo el cultivo.
Aquí se habla de pérdidas de 947 manzanas de arroz, 55.5 de maíz, 517.75 de musáceas, 560 de tubérculos, 49 de caña de azúcar y 17 manzanas de frijol de postrera.
Además, reportan entre perdidos y muertos 12 vacunos, 52 cerdos, 3 equinos, y 283 gallinas.
Avizoran hambruna y pestes
Lo que se avizora en la zona de Prinzapolka es alarmante. Más hambre y más pestes golpearán de forma contundente a más de seis mil comunitarios que se han autodeclarado damnificados por “Beta” y por las plagas.
Los pocos víveres que envió a Prinzapolka el Gobierno Central con motivo de la emergencia provocada por la ubicación del huracán “Beta”, consistente en 46 quintales de arroz, 36 de frijoles, 26 de azúcar, 26 de maíz, 7 de sal, 406 libras de leche, 250 galones de aceite para cocinar, 300 frazadas, 300 colchones y 75 bidones de agua pura, fueron recibidos por 3 mil 500 autoevacuados de Walpasixa, Wounta Bar y Haulover, para apenas cuatro días, informó Iván Law Presby, responsable de suministro y promotor de Mifamilia en Prinzapolka.