Nacional

Pacheco asegura que no es “pretensión imperialista”

* Logra consenso “desanjuanizador” en foro de académicos sobre nuestro río

Corresponsal Costa Rica
"No fue en absoluto un acto de agresión contra nadie, mucho menos una pretensión imperialista", sostuvo el presidente de Costa Rica Abel Pacheco, al referirse a la decisión de su gobierno de llevar ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya, el diferendo por la navegación armada de policías ticos en el río San Juan.
El mandatario reiteró que las relaciones con Nicaragua deben "desanjuanizarse" para poder atender y llevar progreso a las comunidades que se ubican a ambos lados de la ribera del río.
"Lo que nosotros queremos es que el desarrollo llegue a aquella zona. Hay que ver la situación de pobreza que se vive en ambas riberas del San Juan, y es una situación que deberíamos arreglar y que podemos arreglar", comentó en su acostumbrada conferencia de prensa del Consejo de Gobierno.
Don Abel advirtió que siempre ha insistido que el "San Juan" debe ser lazo de unión y no una razón de discordia. "Fue un acto de responsabilidad ante la historia y yo no puedo permitir que Costa Rica pierda un derecho", declaró, al referirse a la acción emprendida por su gobierno para que sea La Haya la que de una vez diga quién tiene la razón respecto a sus intenciones de que se permita la navegación armada de sus policías, y que no se le cobre a los turistas extranjeros que ingresan al río.
Por otra parte, el mandatario coincidió con un grupo de académicos que, al término de un encuentro, exhortó a las dos naciones que no se le dé tanta importancia al tema del río, y que más bien se debería trabajar en una agenda común para desarrollar la zona fronteriza. El grupo de expertos que participó en el foro "Reflexiones sobre el diferendo por la libre navegación en el río San Juan", indicó que era necesario "desanjuanizar" las relaciones y poner más atención en el desarrollo de las poblaciones fronterizas.
Dentro de las opiniones, Mario Fernández Silva, abogado en Derecho Internacional Público, dijo que la decisión de Costa Rica de ir a La Haya es una muestra clara de que los dos países no mostraron la voluntad necesaria para que mediante el diálogo se llegara a una solución sin afectar a los ciudadanos.
Finalmente, el presidente costarricense minimizó el hecho de que la mano de obra agrícola nicaragüense se vaya a reducir porque se podría fugar a El Salvador. Indicó que le parecía excelente que otro país tenga las condiciones para atraer mano de obra, y que "ojalá en Nicaragua sucediera lo mismo" para que los nicaragüenses "ayuden a levantar su propia economía".
Recalcó que en lo que se debe tener cuidado es que no se explote a los que llegan a trabajar, que hay que garantizarles sus derechos laborales y que coticen para que tengan acceso a los servicios públicos que brinda el Estado. Subrayó que ojalá que los nicaragüenses no tuvieran necesidad de salir y se dedicaran a trabajar por su país.
"Nosotros siempre los hemos apoyado, actualmente los apoyamos con el envío de miles de turistas. Ojalá que Centroamérica se levante junta, porque si no lo hacemos juntos no podremos salir adelante", expresó Don Abel Pacheco.

josmen_02@yahoo.com