Nacional

Juez ratifica repartición de 1.2 millones de dólares

*** Contra toda ley otorga US $ 300 mil a Corte Suprema de Justicia y otro tanto a la Fiscalía

Ismael López

Confirmado. La Corte Suprema de Justicia (CSJ) recibirá ilegalmente más de 300 mil dólares, de 1.2 millones que le incautaron el 10 de agosto pasado a los guatemaltecos Carlos Méndez Olivares y Selvin Betancourt Juárez, cuando intentaban pasar hacia Costa Rica sin declararlos a la Aduana nicaragüense.
El juez Edward Peter Palma, del Distrito Penal de Audiencia de Rivas, dejó firme el martes pasado una sentencia en la que distribuye los 1.2 millones de dólares entre la Policía y Dirección General de Aduanas (DGA), como efectivamente lo manda la ley de Contrabando Aduanero. Lo que crea suspicacias es que el judicial entrega partidas a la CSJ y la Fiscalía, cuando quien acusó fue la Procuraduría General de la República (PGR).
La magistrada Yadira Centeno dijo ayer, cuando le consultamos si era legal la decisión del juez Palma de entregar dinero a la CSJ, que consultáramos la ley. Luego la conversación se cortó. La volvimos a llamar, pero no contestó.
La Ley de Defraudación y Contrabando Aduanero establece en el artículo 13, que lo incautado se distribuirá en tres partes iguales entre los denunciantes (en este caso la PGR), los capturadores (la Policía) y con el resto “se creará un fondo especial para dotar a la Dirección General de Aduanas (DGA) de los medios necesarios para hacer efectiva la lucha contra la defraudación y el contrabando aduanero”.
El juez entregó la camioneta Ford decomisada a los guatemaltecos a la DGA. También “se destina el teléfono celular marca Samsung de tapa a favor de la DGA, y el teléfono celular marca Motorola, color negro, a favor de la Policía Nacional de Rivas”, dice la sentencia.
El procurador penal específico Edén Aguilar Castro, dijo ayer que la PGR apelará la sentencia.
Juez con oscuro historial
El juez Palma fue detenido en septiembre pasado por la Policía cuando conducía con aliento alcohólico, sin licencia de conducir y con una fuerte cantidad de dólares, según publicaciones periodísticas.
El juez habría intentado darse a la fuga, y luego cuando ya estaba en la estación policial, expresó que era juez de Rivas y lo dejaron en libertad.