Nacional

Carreteras y caminos productivos son un desastre


Ervin Sánchez

En los últimos dos a tres años, que coinciden con la administración de Pedro Solórzano en el Ministerio de Transporte de Infraestructura, los caminos de acceso a las zonas cafetaleras quedaron abandonados y eso dificultará y tensará aún más la sacada de la cosecha del grano de oro, advirtió Amílcar Navarro, del Consejo Nacional del Café (Conacafé).
Navarro dijo lo anterior a nombre de los integrantes de Conacafé, organismo constituido por la Unión Nicaragüense de Cafetaleros (Unicafé); la Unión de Caficultores de Nicaragua (Uncafenic) y por los exportadores del grano de oro.
“Realmente nos da vergüenza llevar invitados a nuestras fincas porque los caminos están destruidos, pero no sólo ellos, sino también las carreteras de acceso a las zonas productivas”, apuntó el también presidente de la Unicafé, organización de pequeños y medianos productores que continuamente ha estado reclamando sobre el estado de los caminos.
Navarro dijo lo anterior después que el Consejo Nacional del Café culminó una reunión con funcionarios de la Presidencia y del Ministerio de Hacienda y Crédito Público, para discutir en torno al presupuesto que el Estado destinará para el organismo.
Peligra cosecha por falta de acceso a plantaciones
El dirigente cafetalero, quien se hizo acompañar del resto de representantes de organizaciones dentro del Conacafé, expresó su temor porque la presente cosecha del grano de oro peligra caerse debido a una buena cantidad de factores adversos, entre ellos el pésimo estado de los caminos cosecheros, así como el de las carreteras que llevan a los beneficios de ese cultivo.
Se quejó el directivo del Conacafé de que a lo largo de casi tres años el MTI no prestó atención real sobre el estado de los caminos, y tampoco quisieron darse cuenta de la importancia que el café tiene para la economía nacional, como uno de los mayores aportadores de divisas para el país y como uno de los sectores que más empleo proporciona.
“Antes de alguna manera nos poníamos de acuerdo con el gobierno, al menos en lo mínimo para reparar caminos y que se pudiera sacar la cosecha cafetalera”, sin embargo ahora hasta las vías del Pacífico están malas y eso no solo retrasa la sacada del producto de la recolección, sino que encarece el transporte e incluso afecta para poder conseguir mano de obra”, explicó el dirigente del café.
Más de mil kilómetros de vías de comunicación en pésimo estado
Navarro señaló que hay mil 80 kilómetros de caminos y carreteras que deberían haber sido reparados, pero no se ha hecho por la indolencia gubernamental y están destruidos, lo que es un factor sumamente adverso frente a las necesidades de sacar la cosecha, cuyo pico se calcula se presentará a finales del corriente mes.
El presidente de Unicafé manifestó que el copioso invierno provocó que el grano madurara más rápido, que parte importante de los cortadores, que son parceleros, no se hayan desocupado de sus siembras, pero además está la competencia por la mano de obra de parte de los productores costarricenses y ahora de los salvadoreños.
Amílcar Navarro expresó que encima de eso el señor Pedro Solórzano, ahora ex titular del MTI, les dijo que no había dinero para reparar los caminos, con lo que se prevé que las pérdidas cosecheras se incrementen.
Realmente no hay un entorno económico favorable para la producción agropecuaria, manifestó el dirigente cafetalero, quien añadió que los productores de café, por todos los factores mencionados, están en incapacidad de competir, pese a que “además del salario, brindan comida y dormida en las haciendas”.