Nacional

Más misterios en caso narcodólares

* La novia del supuesto guatemalteco llega con toda tranquilidad al juzgado, y dice que no sabía que la habían citado * Una orden de captura que nadie ejecutó

Lizbeth García

Pese a la existencia de una orden de captura en su contra, la novia del guatemalteco Jorge Eliécer González Hernández o Luis Ángel González Largo, Leyla Bucardo Chávez, se presentó este lunes en el Juzgado Séptimo Local Penal para solicitar que le revoquen la orden de captura, firmar su ficha de control de procesada, ratificar abogado y pedir que le reprogramen su juicio oral.
Bucardo llegó al juzgado a las ocho y dos minutos de la mañana, y en los dos documentos que presentó en la Oficina Única de Recepción de Escritos, la procesada se declaró sorprendida por la orden de captura, y explicó que si ella no se había presentado al juzgado fue por problemas de comunicación con su defensa. Apuntó que ella no está evadiendo su responsabilidad y mucho menos huyendo.
La semana pasada, el juez Tomás Cortés ordenó la captura de Bucardo porque no se presentó al juicio oral y público programado para el tres de noviembre. Tampoco llegó a firmar la ficha de control de procesada que se le abrió cuando le otorgaron la casa por cárcel.
Pero ayer llegó muy temprano al juzgado. En la recepción, donde firmó la hoja de ingreso, dijo que iba al Juzgado Octavo Local Penal a ver el expediente 371, aunque en realidad fue al Séptimo Local Penal a ver el 385.
Otro misterio
Cómo fue que Bucardo llegó a los juzgados sin que la viera la Policía es un misterio, porque hasta las cuatro de la tarde de ayer aún la juez Suplente Séptimo Local Penal, María Rocha, no había revocado la orden de captura.
El fiscal auxiliar Rolando Zapata explicó que lo que se estila en esos casos es que si la persona se presenta al juzgado teniendo una orden de captura pendiente, ahí mismo tiene que ser capturada por las fuerzas del orden.
Como se recordará, Bucardo supuestamente estaba “damnificada” en Jalapa, ciudad a la que llegó con un permiso especial para visitar a su hijo de cuatro años y su familia.
Ella está siendo procesada por la supuesta autoría de los delitos de falsificación de documentos y uso indebido de nombre en perjuicio del Estado de Nicaragua.
La acusación explica que después de que la Sala Penal Uno del Tribunal de Apelaciones de Managua se enteró de que Bucardo había obtenido su libertad de forma anómala, revocó la orden de libertad que le había concedido y ordenó su captura el 16 de agosto, la que se materializó el 26 del mismo mes en Carretera a Masaya.
Supuestamente Bucardo le dijo a la Policía: “Yo no soy la que buscan”, y les mostró la cédula de identidad de Ana López Hernández, hechos que para la Fiscalía constituyen los delitos de falsificación de documentos y uso indebido de nombre, aunque su antiguo defensor promovió un incidente por falta de acción, argumentando que nunca hubo delito porque la cédula es verdadera y nunca fue usada para ilícito alguno.
Además, alegó que Bucardo no estaba obligada a declarar contra sí misma. Precisamente está pendiente una audiencia especial para dilucidar el incidente.