Nacional

“Chantaje gringo”

* Vicepresidente de CSJ califica de campaña de desprestigio declaraciones del diplomático * Afirma que EU tiene años de deslegitimar al Poder Judicial nicaragüense * Dice que no responden a intereses norteamericanos y aboga por aprobar proyecto de reformas a Ley Antidrogas

Consuelo Sandoval

El vicepresidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Rafael Solís, rechazó ayer lo que calificó como una campaña de desprestigio emprendida contra el Poder Judicial por el embajador norteamericano Paul Trivelli, y abogó para que el Parlamento apruebe el proyecto de reformas a la Ley Antidrogas, conocida como Ley 285.
“Es una situación que tiene varios años, ellos (norteamericanos) han buscado cómo deslegitimar al Poder Judicial porque ha tenido independencia del gobierno (de Enrique Bolaños) que ellos apoyan, y creen que el Poder Judicial debiera estar integrado por abogados que apoyen al gobierno y no les gusta por razones políticas que haya magistrados de tendencia sandinista. Es decir, ellos han llevado su paranoia en contra del sandinismo y de Daniel Ortega a todos los poderes del Estado”, manifestó Solís en entrevista con El NUEVO DIARIO.
Trivelli se pronunció a favor de profundas reformas al sistema judicial ante los últimos escándalos judiciales por aparentes actos de corrupción en la aplicación de la justicia, y advirtió que su país no continuará ayudando económicamente a esa institución porque no responde a los intereses de los ciudadanos.
“A lo que no respondemos es a los intereses norteamericanos, pero de todas maneras esas reformas (al Poder Judicial) se podrán impulsar después de las elecciones presidenciales, independientemente de lo que pase (resultados), antes sería absurdo. Puede ser que algún partido, uniéndose con otro, tenga más allá de los 56 votos que establece la Constitución para reformar el Poder Judicial, pero antes de las elecciones de noviembre de 2006, sería absurdo”, alegó.

Rechaza chantaje
estadounidense

Solís garantizó que el Poder Judicial jamás se someterá al chantaje al que Trivelli pretende someterlo al amenazar con suspender el apoyo económico a varios proyectos que están en ejecución.
“Es obvio que nos están chantajeando, porque si han estado respaldando a esos proyectos y ahora dicen que van a retirarlo a menos que fallemos a como ellos quieren, ¿qué te están diciendo? El Poder Judicial tiene que seguir fallando conforme a derecho, independientemente de las donaciones que te den los países. El hecho de que un país te de una donación no quiere decir que tengás que hacerle caso a la hora de emitir tu fallo judicial, sería absurdo”, aseguró.
Solís estimó que el Parlamento debería aprobar una reforma a la Ley Antidrogas, a fin de evitar que haya dualidad en su aplicación, por cuanto dijo que unos abogados y magistrados coinciden en que el lavado de dinero está relacionado únicamente al narcotráfico y otros opinan que ese delito está ligado a otras actividades.
“Que la ley deje dicho si el lavado de dinero es indisoluble con el narcotráfico o si hay otros delitos que pueden dar origen a lavado de dinero. Yo abogo por que la Asamblea Nacional interprete la ley, apruebe el nuevo proyecto o el nuevo Código Penal que deja claramente establecido que puede haber delito y lavado de dinero independientemente del narcotráfico, y sería lo mejor para el país que esa ley se aprobara”, exhortó.
Negó que con su posición esté pretendiendo allanar el camino para la libertad del ex presidente Arnoldo Alemán, condenado a veinte años de prisión por lavado de dinero sin que esté relacionado al narcotráfico.
Solís también defendió la resolución judicial que ordenó la devolución de la petición de la Fiscalía de Panamá para que Alemán comparezca a ventilar el proceso penal incoado en su contra por el delito de defraudación, debido a que la documentación la remitió a la Procuraduría y no al Ministerio Público.