Nacional

Feliz desove en La Flor

* Hubo necesidad de cerco militar para evitar saqueo de nidos y aniquilación de quelonios

María Haydée Brenes

Un feliz arribo y desove tuvieron unas 30 mil tortugas en las playas del refugio de vida silvestre La Flor, en Rivas, gracias al operativo conjunto que realizaron la Policía Nacional, el Ejército de Nicaragua, la Procuraduría Ambiental, Adpesca, Ministerio de Ambiente y Recursos Naturales y la Alcaldía de San Juan del Sur.
Así lo dio a conocer el procurador Especial del Medio Ambiente, Lisandro D’León, durante una conferencia de prensa ofrecida ayer, en la cual se destacó la importancia de este trabajo conjunto.
Nicaragua es uno de los pocos países del mundo donde las tortugas que se hallan en el apéndice 1 del convenio Cites --listado en el cual se encuentran las especies en peligro de extinción-- desovan, sin embargo, es hasta este año que se ha procurado dar la protección necesaria.
“El operativo consistió en establecer un cerco militar para evitar por todos los medios el ingreso de personas al sitio de anidación y desove. La Fuerza Naval tuvo participación activa también, porque gracias a su vigilancia se evitó que las tortugas fueran capturadas antes de arribar por lanchas de pescadores que se dedican no sólo a la extracción de los huevos, sino a asesinarlas para comercializar su carne”, dijo el procurador ambiental D´León.
Decomiso
Se decomisó durante el operativo tres lanchas con sus aperos. Además se iniciaron causas administrativas, civiles y criminales en contra de las personas que en dos ocasiones intentaron ingresar a la reserva natural.
“El problema del ingreso es que antes el Marena autorizaba que la población circundante podía aprovechar el 10 por ciento de los huevos para autoconsumo, y era allí que se hacía el alboroto porque se aprovechaban, y era una verdadera depredación contra los quelonios, pero este año se emitió felizmente la resolución 043-2006 que prohíbe de forma terminante la extracción, consumo y comercialización de esta especie en peligro de extinción”, comentó D’León.
Por su parte, el subcomisionado Guillermo Obando manifestó que el operativo de protección continuará, pese a los escasos recursos de todas las instituciones para garantizar la próxima arribada de tortugas, que se calcula será en quince días.