Nacional

Muertos volvieron a quedarse a solas

* Debido a altos precios de ramos con flores caracterizadas, muchos resolvieron con margaritas silvestres

A dos cuadras de los cementerios de Managua, los vendedores de flores le salían al paso a los centenares de capitalinos que ayer se volcaron a rendir honores a sus deudos desde horas tempranas del día. Pese al incremento en los precios de este año, no hubo una sola persona que no llevase entre sus manos al menos un ramito de “margarita de monte”.
Por la tarde, la cantidad de personas que tradicionalmente asiste cada año a limpiar y adornar las tumbas de sus seres queridos, fue mayor que en la mañana, debido al asueto dictado por el Estado nicaragüense.
Sin embargo, algunas familias hasta llegan dos veces en el día. Tal es el caso de Rina Escorcia, quien en la mañana se encontraba enflorando la tumba de su hija y de su papá. “Ahorita ando con mi mamá y una hermana que viene desde Granada. En la tarde vengo con mi esposo, porque a esa hora ya salió del trabajo”, explicó.
El incremento en el precio las flores para Escorcia no causó ningún efecto en su bolsillo como en otras familias, ya que al igual que todos los años, fue a comprarlas al Mercado Oriental. “Yo encontré un precio favorable. La docena de los moños costaba 35 córdobas”, agregó.
Pero en las afueras de los cementerios los ramitos costaban entre 10 y 25 córdobas. La razón del incremento según Karla Suhr, vendedora del Cementerio Oriental de la capital, es que los proveedores presentaron otro precio este año.
Muchos resolvieron con flores silvestres
“La que está barata es esa que le dicen ‘margarita de monte’. El moño de crisantemo nos lo daban en 14 córdobas, ahora vino a 20”, expresó Suhr, quien está heredando el negocio que su mamá inició hace más de 40 años.
En algunos municipios del interior de Nicaragua la celebración del día de los muertos es diferente. En León, por ejemplo, desde el 1 de noviembre decenas de vendedoras de buñuelos se ubican a la entrada de los cementerios a ofrecer la dulzura de este producto.
En Estelí no hay mayor diferencia. Pero en esta zona del país el precio de las flores no causó baja en las ventas, como lo hicieron saber las vendedoras de Managua. El cementerio municipal San Francisco de Asís, parecía un enorme jardín desde el miércoles en la mañana.
Quienes tenían recursos económicos pudieron comprar una gama de flores, coronas y otros materiales para adornar las tumbas de sus seres queridos, mientras que otros como doña Vilma Hernández, llevó flores de su jardín para colocarlas en el lugar donde descansa su señora madre.
“Tenemos precios para todos los bolsillos, desde moños de flores a tres por veinte córdobas, hasta mil si lo quiere el cliente”, manifestó Lucía Palacios.
Las vendedoras, incluso, solicitaron permiso a la Alcaldía para instalar toldos en el costado noroeste del parque, y así evitar que la lluvia o el sol las afectara.
La señora Silvia Castillo explicó que este año, debido a las lluvias y a la emergencia provocada por el huracán “Beta”, quienes realizan tareas de comercialización de flores, tomaron sus medidas de precaución a fin de evitar pérdidas.