Nacional

Los reales daños del “Beta”

* Centenares de casas sin techo, otras destruidas totalmente, sin escuelas ni centros de Salud, y pozos contaminados en Karawala y Sandy Bay * Comienza a llegar ayuda internacional y es urgente su traslado a las zonas afectadas, donde hay hambre y faltan medicinas y colchones * En la RAAN los ríos han crecido y tres mil personas continúan en albergues al afectarse 17 comunidades

No se puede asegurar aún que el paso del huracán “Beta” por Nicaragua no cobró ninguna vida. El gobernador de la Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), Alejandro Mejía, confirmó ayer la desaparición de cuatro personas, luego que la comisión gubernamental de Evaluación de Daños y Necesidades hiciera un recorrido por las comunidades y comarcas de Karawala y Sandy Bay.
Las cifras oficiales del gobierno regional registran también dos mil 662 personas afectadas, 430 casas sin techos y 72 destruidas totalmente. Las escuelas, los centros de salud y las iglesias que vieron destruidas su edificación no pasan de 10.
Sin embargo, la población se encuentra amenazada por la insalubridad que impera en la zona, al contabilizarse 115 pozos contaminados, dos tanques de agua y 192 letrinas destruidas.
La ayuda del Gobierno central ha comenzado a llegar a la zona, aunque de manera lenta. El delegado de Transporte Acuático en El Rama, Martín Cruz Blandón, admitió que han llegado planas con varios contenedores, los que contienen alimento, avituallamiento diverso, 45 casas de campañas y 12 mil 500 láminas de zinc.
Llegó ayuda de España
La ministra de la Familia, Ivania Toruño, informó que a la fecha la Comunidad Internacional ha aportado medio millón de dólares para los damnificados del “Beta”.
El gobierno de España entregó ayer mismo 250 mil dólares en alimentos, frazadas y medicinas, lo que sería enviado inmediatamente y beneficiará a mil 500 familias de Karawala y Sandy Bay.
Durante la entrega de las siete toneladas en productos varios, el embajador español Jaime Lacadena expresó que la donación “más que un interés económico tenía la importancia de que serviría para paliar el dolor y las dificultades de las familias nicaragüenses que sufrieron los embates del ciclón. Hay mantas, medicinas, colchones, colchonetas inflables y enlatados alimenticios”.
El director del Sistema de Prevención y Mitigación de Desastres Naturales (Sinapred), Gerónimo Giusto, manifestó que los 5 mil damnificados del “Beta” pasan dificultades, al igual que más de 30 mil habitantes de las riberas del río Coco, que semanas atrás padecieron los fuertes aguaceros de las otras tormentas.
Tres mil personas en albergues
Nuestro corresponsal en la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN), Fermín López, corroboró la información indicando que no sólo el río Coco ha aumentado su nivel, sino que también el Prinzapolka, Wawa y Likus. En estas zonas tres mil personas todavía se encuentran en albergues. Son más de 17 comunidades las afectadas.
Los datos proporcionados por el jefe de la Defensa Civil de la RAAN, Gustavo Ramos, detallan que existen mil 192 personas evacuadas en Waspam, mientras en Prinzapolka hay mil 775 refugiados.
Por otra parte, en el municipio de Puerto Cabezas la crecida de los ríos Likus y Wawa ha obligado a unas 300 familias a dejar sus casas y buscar sitios que garanticen su seguridad. Entre las comunidades afectadas se mencionan: Sisín, Auyapinhi, Sagnilaya, Butku y Wawa Bun.
Más de cinco mil personas que habitan en la ribera del río Wawa están necesitando alimentos, porque la crecida del río se llevó todo lo que encontró a su paso, sin incluir otro centenar de familias del Coco y Prinzapolka.
“Se espera que en los próximos días se puedan tener datos exactos del total de afectados”, agregó el militar.