Nacional

“Diputados roba cámaras se olvidaron del Caribe”

* “No se vio por ningún medio la “voz alentadora” de ningún jefe de bancada, ni líderes políticos”, lamentó reverendo Ayala

Edwin Sánchez

¿Dónde estaban todos esos diputados que por cualquier cosa que digan se rodean de micrófonos y cámaras de televisión, y ahora ante la emergencia por el “Beta” se quedaron escondidos?
Ese es el cuestionamiento de uno de los connotados líderes evangélicos del país, como el reverendo Guillermo Ayala, hacia la clase política, jefes de bancadas y líderes de partido que no dijeron “esta boca es mía”.
Peor, además, fue la situación de los diputados que representan supuestamente a los electores del Caribe, porque abandonaron a su pueblo, indicó.
El “Beta” si no hizo mucho daño como se esperaba, sí dejó al desnudo lo que son los políticos, de acuerdo con el reverendo Ayala.
“De los diputados de la Costa no se miró ninguna presencia. Ahí vemos quiénes representan a nuestro pueblo. Todavía los alcaldes sí estaban en movimiento, el Ejército también”, señaló.
Lamentó que en las situaciones más difíciles que ha pasado el país, la clase política, los diputados de las distintas bancadas, son los ausentes.
No se oyó por ningún medio la “voz alentadora” de ningún jefe de bancada ni de líderes políticos, ninguno de los que más acceso tienen a la comunicación, porque cuando sale un diputado del hemiciclo, ahí están luciéndose ante los micrófonos y cámaras de TV, expresó.
“Ni el que defiende la fauna”
¿Dónde está el que defiende la fauna y legisló contra el ‘ruido evangélico’? ¿dónde están estos grandes señores que cuando hablan de cualquier cosa, son cantidades de micrófonos las que salen? Todos callaron, criticó.
Ayala dijo que al menos esperaba que pusieran a disposición de los brigadistas y comités de emergencia los 200 de galones de gasolina de cada curulero. “De la cartera de 420 mil córdobas asignados a cada uno de los 91 diputados nada salió para los hermanos del Caribe. ¿Dónde estaban? No dijeron, ahí les va esta donación de víveres, de frazadas...”
Sin embargo, el líder evangélico reconoció la labor del presidente Enrique Bolaños al ponerse al frente de una situación que presagiaba lo peor para el país, y que por la mano poderosa de Dios no llegó a presentase.
Expresó, además, sobre el comportamiento del meteoro, que los meteorólogos pueden hablar desde sus puestos de observación, pero la última palabra la tiene Dios. “Ante la llegada del huracán a Nicaragua, la Iglesia comenzó a clamar, porque entiende que Dios puede cambiar el transcurso y el orden de la naturaleza, porque Dios es el dueño y Señor de la Tierra”.
“Creo que el desvío del huracán, cuando cambia el curso pronosticado, se debe a la cantidad de miles de cristianos que estaban orando por nuestro país, que amanecieron clamando para que el Señor cambiara el rumbo del fenómeno”, dijo.
Ruegos para evitar impacto
Estimó que un 80 ó 90 por ciento estaba orando en cada culto, en cada vigilia. Cuando se hace ayuno y oración por diferentes causas, no se debe proclamar lo que se está haciendo, por eso es que tal vez mucha gente no se dio cuenta, explicó.
“La nación que no da gloria a Dios es sacudida. La Biblia dice: Bendita la nación cuya confianza es en Dios, el Dios de Israel”.
Expresó que si Dios “no pasó la factura fue porque hay un buen potencial en Nicaragua, y que, entre otras cosas, el pueblo evangélico representa, de acuerdo con sus estimaciones un 40 por ciento de la población total”.
Precisó, sin embargo, que hay una firma encuestadora que ha tratado de “golpear en eso”, y “en las exposiciones en TV dicen que somos minoría”.
“No pretendemos competir con la Iglesia Católica, pero la Iglesia Evangélica ya pasa el 40 por ciento”, aseguró.
“El ‘Beta’ fue la posibilidad de ver un gobierno a prueba”, dijo. “Creo que se prepararon mejor que cuando se dio el huracán Mitch. Felicitamos a los que se movieron con el gobierno”, precisó.
Respecto a la llamada al arzobispo de Managua para que haga una misa de Acción de Gracias porque el “Beta” se disipó, dijo que en el mundo hay mil 950 religiones establecidas, y todas ellas profesan conocer a Dios, y te hablan en nombre de Dios. Pero no dan gracias a Dios.
La moneda que tenemos, dice “En Dios confiamos”, pero circula hasta en los prostíbulos, casinos y en todas partes. Es simplemente un eslogan. El hecho es que le den gracias a Dios en actitudes. Todo mundo da gracias a Dios al momento de salir de la desgracia, pero dar gracias de verdad es estar todo el tiempo agradecido con Dios, es la gratitud del corazón, ilustró.