Nacional

Ley Marco, verdadero kupia kumi

* Ariel Montoya, secretario privado del Presidente, asegura que hubo “un solo corazón” entre Bolaños y Ortega

Edwin Sánchez

El secretario privado del Presidente, Ariel Montoya, estimó casi estirando el “marco” ya aprobado en el Parlamento, que también cabe en él una desinfección del lenguaje político en cuanto a aquellos términos que por su resonancia en el pasado --digamos 1971--, podrían traer a la memoria tristes episodios, y expuso que Enrique Bolaños es el actor de un nuevo kupia kumi.
En su análisis, el también poeta Montoya aduce que esa palabra “arraigada en lo más noble del pueblo y cultura mískita”, bien vale la pena desinfectarla, tomarle su legítimo significado de acuerdo con su origen caribeño, y emplearla de nuevo.
Lo que quedaría por despejar, y eso sería motivo de una próxima entrevista, es quién releva a quién en la historia: si Fernando Agüero cede su cuestionada silla a don Enrique Bolaños, y Anastasio Somoza se la entrega al comandante Daniel Ortega, o viceversa. En todo caso, el dúo de protagonistas siempre está compuesto por un militar y un conservador, palpitando siempre al unísono.
De acuerdo con Montoya, esto sería algo así como que el presidente Enrique Bolaños estaría reestrenando el vocablo y, según él, recuperando todo su valioso contenido de “un solo corazón, un solo país”.
El funcionario dijo: “El presidente Bolaños, con sus actitudes políticas, su comportamiento personal motivado por la austeridad y la transparencia ética, ejercitada en todas sus actuaciones como mandatario, ennoblece nuestra semántica política al desarrollar un auténtico kupia kumi”.
Alegó que la sonora palabra tuvo un triste destino cuando salió del Caribe para venir a definir el pacto de Anastasio Somoza Debayle con el entonces líder de una facción conservadora, Fernando Agüero Rocha, que devino en un triunvirato.
El término viene de una connotación arraigada en lo más noble del pueblo y la cultura mískita: “Un solo corazón, un sólo país”, dijo.
Expresó que la reciente Ley Marco, aprobada con el consenso de los partidos liberal y sandinista, es un nuevo pacto.
“Limpieza semántica”
De acuerdo con el Secretario, el pueblo, la comunidad internacional, la intelectualidad crítica, la clase política y los medios de comunicación, no lo han visto como los oprobiosos pactos del pasado, sino como un pacto entre el Presidente y su pueblo, como el concebido con la nueva Ley Marco.
Montoya, del equipo cercano del mandatario, en apoyo a su cruzada de “limpieza semántica”, dijo que en “estos últimos días, en medio de los desastres naturales producidos por el huracán Beta, la nación entera pudo percibir cómo el presidente Bolaños maneja la situación en el país”.
Él, agregó, alcanzó una visión política audaz de la que algunos han dudado, y de estadista, por mantener bajo dominio la escena nacional.
Subrayó que Bolaños ha cuestionado como ningún otro sistema el ritmo de los caudillos que se pretenden perennizar en el Poder, y además demostró dinamismo al enfrentar la emergencia que se estimaba provocaría la presencia del meteoro el fin de semana.
Su austeridad y el no reeleccionismo, a su juicio, coloca al jefe de Estado al frente de la renovación política nacional, situándolo por lo tanto, en el actor de un nuevo kupia kumi, muy distinto al que ejercitaron en el pasado el general Somoza y el Dr. Fernando Agüero, de cuya semántica expresiva y política no debemos temer ni afrentarnos los nicaragüenses.
Se trata, pues, señaló, de una nueva actitud para no satanizar la palabra “Pacto” ni la expresión “kupia kumi”, de un solo abrazo, un sólo país”, la cual, además, nos pone en contacto directo con la cultura mískita, símbolo racial y gramatical de nuestra idiosincrasia nicaragüense.