Nacional

Sueños, utopías y trabajo palpable


El Centro de Comunicación y Educación Popular (Cantera) celebró en Ciudad Sandino 17 años de labor educativa con sectores del campo y la ciudad. El vicealcalde del mencionado municipio, licenciado Guillermo González, reconoció la importancia del trabajo de Cantera en el municipio.
Promotores y promotoras de Belén, Mateare y Ciudad Sandino ofrecieron testimonios de sus experiencias, haciendo un recorrido histórico de sus procesos de trabajo diarios.
Igualmente reflexionaron sobre los contextos en los cuales ejercen su labor, que son hogares desintegrados por la migración, violencia intrafamiliar, machismo privado y público.
Además, situación deficiente del servicio de salud, mal estado de los caminos de acceso a comunidades y barrios, inseguridad ciudadana, desempleo, bajos salarios, así como poco acceso a la educación primaria y secundaria.
Hay pérdida de valores
Asimismo, discutieron sobre la pérdida de valores como solidaridad, ética, honestidad y responsabilidad. También la falta de políticas públicas que respondan a los intereses y problemas sociales de la niñez, adolescencia y juventud, y desconocimiento de leyes (marco jurídico), entre otros.
Pese a lo anterior, se valoró la vigencia de la promotoría, que promueve el desarrollo de las capacidades personales en el trabajo en equipo, en el mejoramiento de habilidades, incluyendo la capacidad de enseñar e inculcar los valores y el respeto al prójimo.
Los promotores de ambos sexos impulsan además la salud preventiva, el trabajo social en la comunidad, la equidad de género en las relaciones sociales, familiares y comunitarias.
Inciden en la aplicación de las políticas públicas a nivel local y nacional, desarrollando acciones de intercambio que permiten la integración social y el desarrollo armónico de la juventud.
Para finalizar, cada una de las promotorías expresó compromisos para el futuro: seguir inculcando la participación, protagonismo y el desarrollo integral de la niñez, adolescencia y juventud.
Continuar en el proceso de capacitación e integración, brindar un proceso de acompañamiento a los jóvenes sobre los riesgos que traen las drogas y su efecto en la salud. Continuar aportando para que existan nuevos líderes que den seguimiento al trabajo comunitario, y velar por la defensa y cumplimiento de los derechos de la niñez, adolescencia y juventud.
El gran reto que se presenta es seguir promoviendo en todas las comunidades y barrios la construcción de sueños y utopías.