Nacional

Miles se descubren damnificados

En Laguna de Perlas se perdió el total de las cosechas y autoridades temen situación de hambruna en el menor tiempo, mientras donación del PNUD llega mañana a El Rama

Los más de seis mil evacuados que permanecieron aguardando el paso del huracán “Beta”, en por lo menos 15 albergues de la ciudad de Puerto Cabezas, regresan desde hoy a sus comunidades, para descubrir las trágicas condiciones de su nueva realidad: No tienen alimentos, no hay cosechas y sus casas quedaron totalmente arrasadas por las lluvias.

Si bien el Gobierno Central no cuenta con pérdidas humanas que lamentar, muchos habitantes del litoral norte y sur del Atlántico nicaragüense, pasaron en pocas horas a la condición de damnificados.

Oficialmente la ayuda empieza a fluir desde hoy, sin embargo, en comunidades más alejadas como Laguna de Perlas, Región Autónoma del Atlántico Sur (RAAS), las cosechas de plátanos, arroz, frijoles, yuca y malanga se perdieron en un cien por ciento, lo que en mes y medio llegaría a generar una situación de hambruna, sino se atiende a tiempo.

La alerta fue hecha por el alcalde de Laguna de Perlas, George Howard, esta tarde cuando los habitantes empezaron a regresaron a sus comunidades, tras una fugaz evacuación, en refugios que se habilitaron el fin de semana.

“Los 12 módulos de educación (escuelas) están destruidos, y eso va a provocar que por lo menos este año no haya más clases. La cosecha está perdida, y por la emergencia vamos a tener que gastar todo el dinero que la alcaldía tenía estimado en proyectos, para invertirlo en comida a nuestra gente”, anunció Howard.

Laguna de Perlas es un municipio de al menos 7,413 habitantes, reunidos entre 17 comunidades y 34 comarcas, que junto a Sandy Bay, es una de las más arrasadas por Beta, que el mismo domingo por la tarde se degradó hasta agonizar como depresión tropical.

Cargamento llega mañana

Aunque en la mayoría de las comunidades se espera la llegad de una embarcación con cargamento de alimentos, 45 casas de campaña y cinco mil láminas zinc para reconstruir y reparar las viviendas, la mayoría de las comunidades lamenta que la atención y ayuda haya estado centrada en La Desembocadura de Río Grande, ubicada en la zona fronteriza con el Atlántico Norte.

Martín Cruz Blandón delegado de transporte acuático en El Rama, delegado para coordinar el envío de la donación a El Rama y Karawala, entre otras comunidades, expresó que la fuente que todo este cargamento, corresponde a una donación del Sistema de Naciones Unidas para los damnificados de “Beta”.