Nacional

Daños materiales “son peores de lo que se pensaba”

En poblados como Sandy Bay, se perdieron hasta 60 casas de las únicas 75 residencias que existían en la comunidad Cifras locales hablan de 17 mil evacuados, más de 200 casas destruidas, además de centros de salud, escuelas e iglesias en RAAN y RAAS, pero descartan víctimas fatales

Aunque el reporte de la Defensa Civil indica que sólo existen cuatro desaparecidos y pocos daños a nivel nacional, por el impacto del extinto huracán “Beta”, para algunas comarcas pequeñas del Caribe nicaragüense, la destrucción fue casi total.

El primer informe preliminar de Defensa Civil estima cerca de 100 casas destruidas en los municipios de Laguna de Perlas y la Desembocadura del río Grande de Matagalpa, donde pasó el ojo del huracán y que comprende las comunidades de Sandy Bay Sirpe, Karawala, Walpa y Kara.

Pero en Sandy Bay Sirpe, donde según la Defensa Civil, el ciclón destruyó 60 casas, el pueblo estaba conformado por sólo 75 viviendas.

“Cuando uno oye 60 casas, dice qué poquito, pero esa es la comunidad”, dijo el Coronel Mario Pérezcassar, director de Defensa Civil, al reconocer que para esas localidades, el daño fue similar al de una catástrofe.

En ese poblado el huracán también se llevó la iglesia y el centro de salud. Además de las 100 casas destruidas, en esas cuatro localidades se reportan 173 casas semidestruidas.

En las cuatro comunidades se reportan un total de cuatro iglesias y dos centros de salud arrasados, según los datos preliminares de Defensa Civil.

La destrucción en las cuatro comunidades localizadas en la zona del impacto de “Beta”, se debe a que las viviendas son muy frágiles, pues se trata de zonas muy pobres.

En total existen 3 mil personas en centros de refugio en estas cuatro localidades del Atlántico Sur, según el reporte de Defensa Civil.

Inicia rehabilitación

Perezcassar dijo desconocer de informaciones llegadas del exterior, que hablaban de al menos 3 mil desaparecidos y que dos comunidades miskitas estaban bajo el agua.

Defensa Civil anunció el inicio de una segunda etapa destinada a la rehabilitación de las zonas afectadas, que consistía en realizar vuelos de reconocimiento en los lugares por donde impactó Beta, para saber si existían algunas comunidades aisladas y facilitar el envío de ayuda.

Las autoridades de la Región Autónoma del Atlántico Sur reportaron hasta las once de la mañana 1,568 personas evacuadas, 49 casas destruidas, 286 casas sin techo, cuatro iglesias, cuatro escuelas, tres centros de salud y un comedor infantil sin techo.

Además 60 letrinas, tanques de agua, paneles, y embarcaciones destruidas así como pérdida de ganado. Sin embargo aún faltaban contabilizar nueve comunidades más.

Los evacuados fueron trasladados a la escuela “Valdivia Ordoñez” y el Instituto “Ulwa”, en Karawala, cabecera departamental del municipio de la Desembocadura de Río Grande.

El alcalde de Laguna de Perlas reportó 4.600 refugiados pero de acuerdo con fuentes oficiales, no tenían los recursos suficientes para atender a esa gente “porque apenas hoy pudimos llegar a la zona del desastre”, explicó.

Lacayo informó que salieron hacia la comunidad cinco pangas del Ejército con víveres y se espera que hoy la ayuda sea reforzada. “Lo que se llevó ayer (domingo) a través de la Comisión Regional de Prevención, Mitigación de desastres es mínimo, podríamos atender sólo un refugio”, manifestó.

Recuentos de los daños por comunidad

Karawala: 114 casas semidestruidas y 8 destruidas. Una escuela, un centro de salud y dos iglesias también destruidas.
Walpa: 17 casas, una escuela, un centro de salud y una iglesia destruidos
Kara: 59 casas semidestruidas y 15 destruidas, además de una iglesia.
Sandy Bay, 60 casas destruidas y 40 semidestruidas. Una iglesia y un centro de salud también destruidos.

17 mil 812 personas evacuadas en los diferentes centros de refugio a nivel nacional, principalmente en Puerto Cabezas, aunque la mayoría regresó ayer a sus hogares. Tres mil personas permanecen en centros de refugio en las cuatro comunidades que sufrieron mayores daños.