Nacional

Pronostican más lluvias, mientras se disipa peligro


El huracán "Beta" que ayer, domingo, azotó el Caribe Sur nicaragüense como ciclón de categoría 2, se degradó anoche a depresión tropical que sólo provoca lluvias sin vientos en el Pacífico, informaron hoy fuentes oficiales.
Mientras, el presidente, Enrique Bolaños, mantiene que el fenómeno natural no ha causado hasta ahora víctimas mortales, ni heridos ni desaparecidos.
El Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter) dijo a periodistas que "Beta" se transformó en depresión tropical mientras atravesaba el centro del país y que se disipará en el transcurso de hoy, lunes.
"Beta" se localizaba anoche a 100 kilómetros al Noreste de Bluefields, mientras continuaba debilitándose.
El ciclón impactó la madrugada del domingo en la zona de Karawala y Sandy Bay, en el Atlántico Sur, luego de hacer un giro de 90 grados cuando se dirigía a Puerto Cabezas capital del Caribe Norte.
No temen mayores daños
El Sistema Nacional de Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (SINAPRED) no tenía hoy cuantificado los daños, pero se espera que sean menores, ya que el lugar por donde entró es bastante despoblado.
El Ejército de Nicaragua informó anoche de que en las regiones del Caribe norte y sur y en el sector de Río Blanco (norte del país) han sido evacuados un total de 17.812 personas, cobijadas en 37 albergues.
En el Caribe nicaragüense viven cerca de 350.000 personas, la mayoría de ellas indígenas de las etnias miskitas, sumos y ramas.
Las Fuerzas Armadas nicaragüenses han movilizado medios navales, aéreos y terrestres para socorrer a los afectados.
También han coordinado el envío de alimentos, una brigada médica y el traslado al Caribe sur de cuatro técnicos del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), especialistas en evaluación de daños