Nacional

75 puntos vulnerables en Estelí y matagalpinos atenta


ESTELÍ y Jinotega
Los distintos organismos que prestan socorro y auxilio a la población, en el departamento de Estelí, como la Cruz Roja, Dirección General de Bomberos, y Defensa Civil reconcentraron todas sus fuerzas la tarde del pasado sábado para actuar en el momento preciso ante los posibles daños que podrían causar las lluvias con el paso del huracán Beta.
En la región segoviana hay al menos setenta y cinco puntos vulnerables como el cerro “Dipilto” en Nueva Segovia, y en el municipio de madricense de Telpaneca donde se han registrado fuertes deslizamientos de tierra con las lluvias que se registraron hace algunos días en el territorio.
No obstante en el departamento de Estelí, los municipios que podrían enfrentar mayores problemas son San Juan de Limay, Pueblo Nuevo y San Nicolás, donde debido a los fuertes aguaceros que hace ocho días cesaron de caer, varias carreteras fueron partidas.
Activan brigadas
El subteniente Sergio Montoya Arce, oficial de turno de la Dirección General de Bomberos de Estelí, destacó que desde horas de la mañana del pasado sábado, fueron activadas unas diez brigadas.
Unas 45 familias que habitan en una zona baja y a la orilla del río, en el sector conocido como Anexo al barrio “Veinte y nueve de octubre” están en los planes de evacuación elaborados por las autoridades respectivas.
De igual forma, según el subteniente Sergio Montoya Arce, mantienen bajo vigilancia una zona ubicada en la parte suroeste de la ciudad, en la que está incluido el barrio “Filemón Rivera”, ya que cuando se desborda una quebrada conocida como “El Zapote” y la cual desemboca en el río Estelí, hay fuertes afectaciones por inundaciones.
Los miembros del Comité Municipal de Emergencia también, a partir de las seis de la tarde, se declararon en sesión permanente, ya que existe el temor que las lluvias que provoque el huracán Beta causen desastres en el municipio donde existe al menos doce lugares propensos a sufrir inundaciones y deslizamientos de tierra.
En Estelí, existía gran tensión, por la llegada del huracán y la mayoría de actividades rutinarias y de recreación fueron suspendidas hasta segunda orden a fin de destinar todos los esfuerzos para apoyar a las familias que puedan resultar afectadas por las inundaciones u otros hechos.
También las dos fuerzas de bomberos voluntarios existentes en Estelí, reconcentraron todas sus fuerzas para estar prestos a actuar en el caso que se registre cualquier emergencia.
Las autoridades de la Cruz Roja esteliana, de igual forma reconcentraron todas sus fuerzas como los socorristas y actualizaron sus archivos de reserva en el banco de sangre, con el cual abastecen del vital recurso humano los centros asistenciales de este departamento. Hasta horas avanzadas de la tarde de este sábado en Estelí, se mantenía con cielo sumamente nublado, aunque no llovió fuerte. Ligeras brisas sí cayeron sobre “El Diamante de Las Segovias” lo que aumentaba la tensión de las familias como la de doña Zorayda Montenegro, la que, según dijo, tiene vivo el recuerdo de las inundaciones y daños que provocó el huracán Mitch en Estelí.
En Matagalpa
Mientras, el Comité de Emergencia del municipio de Matagalpa señaló que tiene 33 refugios preparados para ser utilizados de un momento a otro, donde el Ministerio de Educación Cultura y Deporte ha facilitado todas las escuelas, colegios e institutos que prestan todas las condiciones para albergar a las personas que puedan ser afectadas por deslizamiento e inundaciones. Así mismo, señaló que los centros de estudios religiosos, privados, iglesias evangélicas, católicas y mormonas, se han puesto a la orden del Comité de Emergencia para facilitar los edificios y refugiar a las personas que resultaran afectadas por las lluvias.
Por su parte, la mayor Norma Sánchez, jefe de la Defensa Civil para los departamentos de Matagalpa y Jinotega, señaló que donde más lluvias han caído es en los municipios de Río Blanco, Paiwas y Mulukukú, zonas que están siendo atendidas por el teniente coronel José Dolores Hernández.
En esta zona, principalmente donde hubo los deslaves en las faldas del cerro Musún, 88 personas de la comarca de Palan fueron evacuadas y ubicadas en la escuela de la comunidad de El Jicote, de la comarca Palancito.
También se evacuó similar cantidad que estaban en zonas de riesgo y ubicadas en el Escuela Amor Divino, mientras que en el poblado de Río Blanco tres familias del barrio “Walter Calderón” fueron ubicadas en el Instituto Sor “Olivas Lombardi”, al igual que tres familias del barrio El Martillo.
En la comarca de Waslalita, del municipio de Waslala, siete casas fueron afectadas por las lluvias, pero la Defensa Civil asegura que están investigando, pues piensan que estas casas fueron afectadas porque estaban ya en mal estado, por lo que no se hacía oficial que hayan sido dañadas por las lluvias del huracán, concluyó.