Nacional

España y EU envían ayuda de emergencia

* AECI y Defensa con envío valorado en 302,000 dólares * Estados Unidos dona 200,000 dólares

La Agencia Española de Cooperación Internacional (AECI) y el Ministerio de Defensa envían hoy un avión cargado con siete toneladas de ayuda humanitaria a Nicaragua para paliar los previsibles consecuencias de huracán Beta, que entró hoy en el país centroamericano.
Así lo manifestó el secretario general de AECI, Juan Pablo de Laiglesia, en la base aérea de Torrejón de Ardoz (cercana a Madrid), desde donde tiene previsto partir este avión, y señaló que este envío de material de urgencia es sólo el principio de una ayuda continuada a los damnificados por este huracán.
En este sentido, anunció que mañana, lunes, se celebrará una reunión de coordinación de las administraciones central, regionales y locales, con las ONG especializadas en atención de emergencia para hacer un seguimiento de la situación y analizar las necesidades.
Estaba previsto que este cargamento de ayuda humanitaria fuera enviado a Honduras, pero De Laiglesia explicó que “el huracán Beta ha entrado esta noche en territorio nicaragüense con una desviación muy importante de su trayectoria, que indica que ya no afectará a Honduras, sino que atravesará el territorio de Nicaragua, por lo que se ha producido el cambio”.
Según el Secretario General de la AECI, este envío, valorado en 302,000 dólares, “se amolda a las peticiones de ayuda del Gobierno de Nicaragua”, y consta de 400 colchonetas inflables, 1,800 mantas, 28 colchones, 80 cajas de suero, 750 latas de comida y medicinas para atender a unas 500 personas.
De Laiglesia recordó que “tanto la Embajada de España en Nicaragua como la oficina de cooperación técnica instalada en el país centroamericano “están siguiendo de cerca la evolución de la situación, y en breve se desplazará personal de la AECI para colaborar en la distribución de la ayuda”.
Según las previsiones, el avión Hércules, fletado por el Ministerio de Defensa para realizar este envío, saldrá hacia Nicaragua antes de que termine el domingo, y realizará dos escalas --en las islas Azores y en la República Dominicana-- antes de llegar a su destino.
Ayuda de emergencia EU
Por su parte, el Gobierno de los Estados Unidos otorgó a Nicaragua ayuda para emergencias, después que el huracán Beta golpeó la Costa Atlántica de este país causando inundaciones y daños por los vientos a numerosos hogares, fincas y negocios, indicó la dirección de prensa de la embajada norteamericana.
Como respuesta inmediata al llamado del gobierno nicaragüense pidiendo asistencia de emergencia, la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid) está donando US$ 150,000. También se usarán US$ 50,000 adicionales para obtener 200 rollos de plástico para ser usado como techo por 1,200 refugios de emergencia y 5,000 botiquines de higiene, que se espera arriben pronto, señaló el informe.
“El Gobierno de los Estados Unidos seguirá monitoreando y evaluando los daños causados por el huracán Beta, y continuará trabajando de cerca con Sinapred y los organismos no gubernamentales nacionales e internacionales para proveer asistencia humanitaria a todas las familias afectadas por este desastre natural. Usaid tiene un equipo de especialistas en desastres que está apoyando los esfuerzos de ayuda del gobierno nicaragüense”.
Los Estados Unidos, a través de su Oficina de Asistencia para Desastres (OFDA/Usaid), ha otorgado entrenamiento y asistencia técnica de forma continua al Sinapred para la preparación ante los desastres y administración de recursos de emergencia durante los últimos 5 años y a la Cruz Roja y a Defensa Civil durante los últimos 15 años. Después que el huracán Mitch devastó al país en 1998, Usaid dio más de US$ 103 millones para ayuda humanitaria y para reconstrucción. El Gobierno de los Estados Unidos, consigna la nota, alaba al Gobierno de Nicaragua por su exitosa advertencia rápida y sus esfuerzos de mitigación. De esta forma han reducido posibles pérdidas de vidas humanas y ha permitido responder rápidamente a las necesidades de aquella gente afectada por el huracán.