Nacional

Más de 5 mil damnificados


El huracán “Beta” atacó por donde no se esperaba. A las cinco de la mañana, los pobladores de la zona de Sandy Bay, Tasba Pauni, Kara, La Desembocadura, La Esperanza, Laguna de Perlas, El Tortuguero, La Cruz de Río Grande, y comarcas de estos municipios enfrentaban los duros vientos del “Beta”, en la RAAS.
Lo más sorprendente es que ni los pobladores ni las autoridades esperaban lo ocurrido, y es por esa causa que hasta el momento se reportan más de cinco mil personas de estos poblados y municipios, donde hay muchos damnificados porque fueron sorprendidos sin ningún tipo de preparación.
Un informe preliminar brindado por autoridades del Gobierno Regional Sur expresa que se maneja que más de cinco mil personas quedaron sin techo, sin alimentos, sin ropa y sin comunicación. Se habla de hogares completamente inundados, y ganado y aves de corral ahogados.
Ante lo ocurrido, una comisión de rescate encabezada por el Gobierno Regional e integrada por la Cruz Roja, unidades humanitarias de rescate (UHR), el Ejército, la Policía Nacional, Minsa y otras instituciones, partió en horas de la tarde --cuando se podía navegar sobre las aguas embravecidas de Laguna de Perlas-- a la zona de desastre, con 200 quintales de comida, frazadas, combustible y plásticos, entre otros enseres, para ayudar a los damnificados.
De momento no se ha obtenido un informe completo sobre la cantidad de personas damnificadas ni los daños dejados por este fenómeno.
El jefe del distrito naval de la RAAS, Manuel Mora Ortiz, y el coordinador de gobierno Alejandro Mejía, coincidieron en que será hasta que se constate en el lugar de los hechos que se brindará un informe completo.
A la espera
En Bluefields, el teniente coronel de la Fuerza Naval, Rogelio Flores, dijo que no tenían más detalles de la situación provocada por el fenómeno, porque la comunicación se cayó momentáneamente, pero sabemos que hay necesidad de ropa, agua, comida y medicamentos.
Necesitamos puntualizar la situación de estas zonas, y para ello haremos visita a los lugares en cuanto el tiempo lo permita, a eso de la una o dos de la tarde”, señaló el teniente coronel Flores.
El gobernador de la RAAS informó que en el municipio de Laguna de Perlas, específicamente en la comunidad de Karawala, están inundados, la mayoría de las casas están en el suelo y todas carecen de techos, pues las láminas de zinc fueron levantas por los vientos.
También en Tasbapauni reportaron una cantidad no determinada de viviendas a las cuales el huracán se les llevó los techos, y algunas fueron incluso destruidas.
En Managua
En Managua, el Consejo Municipal de Prevención de Desastres sostuvo una reunión la tarde de ayer, en la cual se coordinaron los delegados de distrito con representantes de la Policía Nacional, Cruz Roja, Defensa Civil y Ministerio de Defensa, para preparar una evacuación --de ser necesaria-- en los distritos costeros II, IV y VI.
El secretario del Concejo, José Treminio, manifestó que declararon una alerta en previsión de cualquier eventualidad, aunque se esperaba que sólo lluvias afectaran este municipio.
Por su parte Alejandro Morales, director nacional de socorro de la Cruz Roja, manifestó que esa institución tiene dispuestas, ante cualquier eventualidad, a 155 personas para brindar ayuda.
En Las Minas
En Las Minas, la población evacuada --diez mil personas-- hasta ayer por la noche no había recibido ninguna ayuda, reportó el vicealcalde de ese municipio Roy Wilson, pues los pocos requerimientos que el Gobierno Central había enviado para paliar las necesidades de los albergados se encontraban en Rosita, donde la Comisión de Emergencia local informaba que se trasladarían a Prinzapolka a corroborar las evacuaciones.
Wilson señaló que de continuar las lluvias con vientos las evacuaciones continuarían en diez comunidades más, pues no se descarta el desbordamiento del río Prinzapolka.
Máximo Sevilla Suárez, Alcalde de Bonanza, reportó que 70 personas que habitan en lugares de riesgo por los túneles dejados por la explotación minera y empinados cerros no volverían a sus hogares hasta que las lluvias cesaran.
Por su parte, la delegada del Ministerio de la Familia, Mayra Díaz Espinoza, reportó la llegada de siete quintales de frijoles, 93 de arroz, 56 de maíz blanco, 28 de azúcar, dos mil 280 libras de leche en polvo, 520 galones de aceite y 360 galones de agua, y, además, medicamentos del Ministerio de Salud.
Mantienen alerta verde en Granada
GRANADA
Hasta en horas de la tarde de ayer, el Comité Municipal de Prevención de Desastres (Comupred) y la Defensa Civil permanecían en alerta verde y monitoreando por radio “las maniobras” que estaba haciendo el “Beta”.
En la tarde Granada estaba calma, el cielo estaba nublado, y una pequeña llovizna refrescaba el ambiente; no obstante, los miembros del Comupred no estaban confiados por el comportamiento del fenómeno natural que mantuvo por dos días en vilo a la población nicaragüense.
Gustavo Carrillo, Secretario del Comupred, manifestó a EL NUEVO DIARIO que el plan de evacuación era para 6,250 personas de las comunidades rurales de El Tabacal, La Quebradita, Malacatoya, La Tapia, La Virgen, Tepalón, San Pedro, El Paso, Los Cocos y Playas Verdes.
Des estos sectores, 510 se ubicarían en nueve refugios de Malacatoya, y el resto sería trasladado en lanchas y embarcaciones pequeñas --por vía lacustre--, y por tierra, apoyado por tres camiones del Ejército de Nicaragua.
Ayer a las 4 de la tarde el Comupred --integrado por MiFamilia, Minsa, Bomberos, Cruz Roja, Policía y el Ejército-- estaba reunido en el Palacio Municipal, y analizaba el plan de alerta verde, en la que todavía se mantenía que el huracán “Beta”, podría afectar la Región del Pacífico Sur de Nicaragua.
Roberto Robleto manifestó a EL NUEVO DIARIO por medio de radio que ayer en horas de la tarde el nivel del río Malacatoya se mantenía bajo, el cielo estaba nublado y que caía una llovizna.
17,812 evacuados
* El Ejército de Nicaragua informo que se evacuó a 17,812 personas ante la amenaza de “Beta”. En la Región Autónoma del Atlántico Sur, 2,400 personas --399 familias-- fueron ubicadas en tres albergues, mientras en el casco urbano y rural de Río Blanco se destinaron tres centros de albergue para resguardar a 351 familias. También Divulgación y Prensa del Ejército informó que se transportó 1,700 libras de medicamentos vía aérea.
Colaboración de José María Centeno y Leopoldo López.