Nacional

“Beta” se pasmó

**Errático, vaticinado como monstruoso para Nicaragua, hizo trizas los pronósticos del Ineter y facilitó el último parte del Presidente de lo que el viento no se llevó ** Centro de Huracanes de Miami lo ubicaba en la noche a 100 kilómetros al noroeste de Bluefields, en la zona de El Tortuguero, en un proceso de rápido debilitamiento

Después de mantener en jaque a las autoridades de gobierno, Defensa Civil y la población del Caribe nicaragüense, el huracán “Beta” se debilitó ayer por la tarde a tormenta tropical, y por la noche ya era historia, convirtiéndose en una simple “baja presión”.
“Beta” entró como huracán categoría 2 a eso de las 4:30 de la mañana del domingo en la zona de la desembocadura del río Grande de Matagalpa, con vientos de más de 160 kilómetros por hora, donde se localizan las comunidades de Karawala y Sandy Bay Sirpe, en el Atlántico Sur.
Repentino giro… y alivio en Puerto Cabezas
Después de un repentino giro de 90 grados, el fenómeno perdonó a Puerto Cabezas, donde según el último informe del Centro de Huracanes de Miami la noche del sábado, pronosticaba que chocaría y se esperaban serios daños a su infraestructura, la mayor parte de madera.
Durante las primeras horas de la mañana mantenía vientos de unos 150 kilómetros por hora, luego de debilitarse a categoría 1.
Ayer por la noche, el Centro de Huracanes de Miami ubicaba a “Beta” a 100 kilómetros al noroeste de Bluefields, en la zona de El Tortuguero, en un proceso de rápido debilitamiento, donde horas más tarde moriría.
“La mañana de este lunes ‘Beta’ estará disipado”, afirmó anoche el director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), Claudio Gutiérrez.
“Beta” no sólo confundió al Ineter en la trayectoria, sino también en la cantidad de lluvias que provocaría.
Sólo se reportaron lluvias en Bluefields, Puerto Cabezas y en sectores de Managua, pero fueron parecidas a las de cualquier invierno normal.
Carlos Zapata, pronosticador de turno del Ineter, dijo que antes de que muriera “Beta”, sólo se esperaban algunas precipitaciones de ligeras a moderadas en el centro y sur del país.
El titular del Ineter, Claudio Gutiérrez, explicó que junto con el Mitch, Beta presentó una de las trayectorias más erráticas, lo que dificultó conocer dónde impactaría, poniendo en zozobra a todo el país.
Se desconocen daños
Luego de su regreso a Managua, las autoridades de la Defensa Civil y un grupo de ministros que estuvieron en Puerto Cabezas para ayudar a la población que resultara afectada por el ciclón, agradecieron a Dios por el cambio de rumbo, porque aseguraron que en Puerto Cabezas el impacto hubiera sido desastroso.
“A Dios es el único a quien tenemos que agradecer que esta tragedia no tuvo mayores consecuencias en Puerto Cabezas, porque habría sido una calamidad, y tiene que servirnos de experiencia para evitar que en el futuro haya víctimas”, afirmó el ministro de Defensa, Avil Ramírez.
Los ministros y la Defensa Civil no supieron dar explicaciones de algunas denuncias, como el caso de que no hubo gasolina para evacuar a la gente de Sandy Bay.
“Vamos a ir a los diferentes lugares para saber qué pasó y así informarles con exactitud”, dijo el presidente Enrique Bolaños la tarde de ayer en el Aeropuerto Internacional de Managua.
Tampoco tenían registradas víctimas, pero en algunos medios de comunicación se difundió que había al menos dos ahogados.
Agua se retira
En Laguna de Perlas, una comunidad localizada a casi 30 kilómetros al Sur de la zona del impacto de Beta, el temor se apoderó de algunos pobladores que notaron que después del paso del ciclón, el agua se retiró hasta diez metros de la playa, haciendo creer que podría venir un maremoto.
Pastor Ñurinda, Director del Ministerio de Salud (Minsa) en el municipio de Laguna de Perlas, confirmó a El Nuevo Diario el fenómeno del retiro del agua de la bahía, lo que le ocasionó temor.
Sin embargo, dijo que las embarcaciones continuaban entrando, ya que el lugar es bastante profundo.
Oswaldo Morales, administrador de la Alcaldía de Laguna de Perlas, también dijo haber observado el fenómeno del agua de la bahía, que ocasionó que la marea bajara como medio metro.
Clases siguen suspendidas
El Ministerio de Educación mantiene la suspensión de las clases a nivel nacional hasta nuevo aviso.
Igualmente, el Sistema Nacional de Prevención y Mitigación de Desastres mantiene activada la alerta roja en el Atlántico y la amarilla en otros lugares del recorrido del fenómeno atmosférico.