Nacional

“Beta” dejó de ser huracán, pero Managua declara alerta

Vientos reducen su intensidad a 100 kilómetros por hora, mientras todavía como huracán, descargó entre 250 y 380 milímetros de lluvia en el Atlántico norte. Las autoridades capitalinas, temerosas por su llegada, decretan alerta amarilla.

"Beta" se degradó hoy a tormenta tropical, once horas después de entrar en territorio nicaragüense con vientos de 169 kilómetros por hora como un huracán de categoría dos, pero a pesar de que sea debilitado, el temor por los daños que pueda causar hicieron que las autoridades de Managua decretaran la Alerta Amarilla en la capital.

El Centro Nacional de Huracanes de EEUU (CNH), con sede en Miami, informó que "Beta" llevaba vientos de 100 kilómetros por hora, lo que ha impulsado al gobierno de Nicaragua a retirar los "avisos" de huracán y tormenta tropical para su territorio.

"Beta", que en la madrugada pasada alcanzó la categoría tres en la escala de intensidad de Saffir-Simpson (de cinco grados) y llevaba vientos de 185 kilómetros por hora, se hallaba a las 21.00 GMT a 100 kilómetros al noroeste del puerto de Bluefields, en las coordenadas 12,7 grados de latitud norte y 84,4 de longitud oeste.

El sistema ciclónico se desplaza a once kilómetros por hora en dirección oeste-suroeste y el CNH pronostica que se disipará el lunes, antes de alcanzar la costa del Pacífico, al oeste de Nicaragua.

No obstante, el CNH recuerda que a su paso por Nicaragua, el decimotercero ciclón de la temporada de huracanes en el Atlántico norte, ha descargado copiosos aguaceros, que pueden dejar inundaciones en zonas que reciben entre 250 y 380 milímetros (litros por metro cuadrado) de lluvia. También para el este de Honduras ha pronosticado fuertes chaparrones.

La activa temporada de huracanes en el Atlántico norte, que comenzó el 1 de junio y termina el 30 de noviembre, ha marcado un récord en cuanto al número de fenómenos tropicales con nombre propio: se han registrado 23 tormentas y trece huracanes, de los cuales seis fueron "mayores" (categorías tres, cuatro o cinco Saffir-Simpson), incluido el "Beta".

Por primera vez en la historia, se ha necesitado recurrir a las letras del alfabeto griego para nombrar a estos sistemas, ya que se completó la habitual lista de 21 nombres de mujeres y hombres en inglés, francés y español con que los meteorólogos bautizan anualmente a las tormentas tropicales y huracanes en el Atlántico norte.