Nacional

“La patria no nos echó sino políticos sinvergüenzas”


Corresponsal Costa Rica/Puerto Viejo, Sarapiquí,
Provincia de Heredia.
Entrada la noche, Marcial Navarro Cruz, nicaragüense originario de la zona de El Sauce, León y quien realiza la labor de 9 personas en la parcela asignada, nos acompañó en el recorrido nocturno por el cuadrante de la plantación bananera.
“Yo fui miembro del ejército, estuve en la mera guerra, después estuve en los recompas porque no sabía en lo que estaba, eso sí, lo hice porque pensé que era lo mejor para Nicaragua. Ahora gano unos 500 dólares mensuales, pero son bien ganados porque me verg... como caballo”, nos contó.
Se vino cansado de tantos problemas que originan los políticos y hasta por “las malas jugadas” que le hicieron sus ex compañeros de armas. “Aquí tengo a mi esposa y dos hijos. Trabajó duro pero tenemos paz y tranquilidad”, comentó.
Con los “bachers”
Caminando a la soda, ante nuestros ojos aparecieron un grupo de adultos y jóvenes, dos con guitarras y el resto haciendo coro, cerca de unas covachas (cuartos). “Esos son los bachers”, se adelanta a decirnos Marcial.
¿”Bachers”?, ja ja ja, se rió como adivinado nuestra curiosidad. Al final descubrimos que como en cualquier plantación existen los lugares donde se quedan los solteros, es decir quienes están en el cuadrante, pero sin sus mujeres o porque no tienen.
Hacían sonar las cuerdas de las guitarras y de sus voces con cantos religiosos y de plegaria, a ritmos modernos, donde la cumbia no faltó para alegrar la noche calurosa de estos nicaragüenses.
En los “bachers” habitan unos 20 solteros, --al menos en el cuadrante no tienen parejas--. “Aquí nos alegramos un poco, nos damos ánimos entre todos y aprovechamos para recordar nuestra tierra”, indico Carlos, originario de Nueva Guinea. Mientras que Oscar alega que muy poco conoce de Nicaragua, solo un poco de su municipio (El Ayote), porque se vino a temprana edad con su papá.
Seguimos y en la soda, otros tantos aprovechan para cenar y ver las noticias. Uno con orgullo dice: “estamos esperando el 22, 22”, noticiero nicaragüense que se sintoniza en canal 33 de Costa Rica. La comida ronda los 800 colones (unos 30 córdobas), y es buena ocasión para “chilear” y comentar las cosas del día.
Otro punto de referencia es la parada de bus, ahí otro grupo de jóvenes y adultos esperan entre bromas que el reloj marque las 9 de la noche para irse a dormir y levantarse antes del alba.
Uno del Dimitrov
Llegó el día siguiente y antes que salga el sol, los peones empiezan a ingresar a la plantación. Poco después la luz solar sorprende a los peones entre los surcos de lodo y los platanares. Don Rafa, dice que es probable que nos dejen ingresar a la planta, pero para ello hay que pedir autorización.
Al pie de varios chagüites, desayunando encontramos ni más ni menos que alguien del famoso y problemático barrio Jorge Dimitrov. A Silvio Gutiérrez Quintero (24 años), lo descubrimos, “lonchando” su desayuno, después de empezar labores a las 4 a.m.
Vivió primero en las Américas 2, y luego en el Dimitrov, y tiene 4 años de no ir a Nicaragua. Es uno de los inquilinos de los “bachers” y desde que se vino no ha dejado de enviarle dinero a su hijo y a su mamá.
Su labor es atender unas 10 hectáreas. “Soy parcelero, embolso la fruta en chupón (bolsa), le quito la flor a la guinea, para que la fruta no se manche, amarro las plantas de chagüite para que no se caigan; esto de planta a planta y en el suelo con tensores. Además participo en el corte”, o sea él está desde que nace la planta hasta su corte.
“Me vine por la situación del país, si cambiaran las cosas regresaría porque aquí no reconocen el trabajo que hacemos, nos pagan según el jefe de turno, Por capricho. La pulseo duro para sacar entre 7 ó 8 rojos al día (unos 14 ó 16 dólares). En vez de hacer cosas malas o estar expuesto a ellas mejor me vine a rebuscarla aquí, no es lo mejor pero algo se hace”, sostiene.
“ Hay dos Costa Rica, la que se observa en la gran ciudad y aquí en el campo donde nuestra importancia es ignorada, se hacen de la vista gorda”, acotó seguido Don Rafa.
Una vez en la planta, Don Rafa nos presentó con el administrador, éste nos dijo que no tenía autorización para dejarnos pasar. Nos conminó a esperar afuera de la oficina mientras hacía la consulta a otro encargado.
Plantaciones son lugares secretos
Esos minutos de espera fueron aprovechados por Isidro Hernández para tomar fotos de las nicaragüenses que estaban en plena labor de corte y selección del banano para su exportación. “Dice el encargado que deben ir a Guápiles, a la sede de “La Chiquita”, a solicitar el permiso”, comunicó el administrador.
Acatamos la orientación de salir y a los pocos metros un vehículo llegó a decirnos lo mismo. Nos ofreció trasladarnos hasta la carretera y hasta nos esperó que nos despidiéramos de nuestros nuevos amigos. “Deben entender que no estamos autorizados”, comentó. Sin embargo el trabajo gráfico estaba hecho.
Le seguimos “la corriente” en sus explicaciones con olor a burdas excusas para que abandonáramos la zona platanera. Antes, nuestro guía, nos explicó que la fruta (banano) esta lista para el corte en un año. Que “pare” a los 7 ó 10 meses, y que en 12 semanas esta lista para el corte del fruto, “sin embargo a veces hacen que la fruta este lista en menos semanas”.
Salimos con la sensación de dejar atrás una parte esencial de nuestra Nicaragua, hombres y mujeres que han venido a dar lo mejor de sí para ayudar a sus familias en su país y aportar a la economía tica; seres humanos que han sido obligados a salir en búsqueda de oportunidades y agradecidos por tener un trabajo y hasta una segunda patria.
Personas que deben aguantarse expresiones y acciones xenofóbicas para evitar los problemas con los ticos que los discriminan, eso sí nunca niegan su nacionalidad “porque su patria no es la que los hizo salir, sino los gobiernos y los políticos de turno. Somos nicaragüenses a mucho orgullo”, se despidió Don Rafa y Marcial.
Léxico del exilio
Algunas terminologías de las labores que realizan los nicaragüenses:
* Deshijador, deshermane: quita y selecciona “el hijo” de la planta, escoge el mejor para trasladarlo y sembrarlo; y se deja uno por planta.
* Parceleros, deshojadores: botan lo malo de las plantas, mantenimiento a las parcelas. Sacar cámara aire del tallo que se va ha sembrar, cuando se pudre hay que sacarlo.
* Fertilizador, yerbicero: abonar las plantas, evitar plagas. Termina la maleza.
* Parcelero combinado: siembra, hace desvíos de hijos para que no peguen en la fruta o planta grande y la dañe.
* Laminar: a la hora de desflorar, se ubica entre gajos y entre frutas una separación para evitar que “leche” caiga en el resto de fruta. Puede dañarla.
* Calibrador: el que mide el tamaño de la fruta para determinar si esta lista de corte.
* Yerbicero, el que termina la maleza.
* Paleador, recabador: hacen ranflán (surcos) para que el agua salga y no se empoce.
* Repuntaladores: fijar los mecates, reacomodarlos y cambiarlos para sostener la planta.
El banano se ubica en 3er lugar en los productos de mayor exportación para Costa Rica:
En el 2004, significó 533 millones de dólares, para este año se espera una caída 15 por ciento por los bajos precios y por la disputa del nuevo arancel que quiere cobrar la Unión Europea.
Existen 100 empresas que exportan como mínimo 12 mil dólares a 20 destinos. En el 2000 había 123 empresas y la exportación representó 531 millones de dólares.
Los países donde más exportan son: Estados Unidos, 257.6, millones de dólares, (47 %), Suecia 67.4 millones (13 %), Alemania 64.7, (12 %) Bélgica 58.1, 11 %, Reino Unido 36.0, (7%), entre otros.
Fuente: Promotora de Comercio Exterior (Procomer), y Ministerio de Comercio Exterior (COMEX)
josmen_02@yahoo.com