Nacional

Declararán “toque de queda” en Puerto Cabezas

Autoridades dispuestas a suspender suministro eléctrico, “para proteger a la población”, asegura funcionario local

.- Las autoridades de la Región Autónoma del Atlántico Norte (RAAN) de Nicaragua "van a dar un toque de queda" y suspenderán el suministro de electricidad en las próximas horas ante la inminente llegada del huracán Beta, informó esta noche una fuente oficial.
La restricción para el movimiento de personas regirá para la ciudad de Puerto Cabezas desde antes de la medianoche de este sábado "para el resguardo de los bienes de la gente, que dejó sus casas para ir a los refugios", dijo a la AFP Leslie Rocha, funcionario del Consejo Regional del Gobierno.
Asimismo se suspenderá el servicio de electricidad, en la medida que los vientos comiencen a ser más fuertes en la ciudad, indicó Rocha.
El gobierno desistió de una evacuación general de Puerto Cabezas ante la falta de tiempo para hacerlo en forma efectiva, luego de que el ministro de Defensa, Avil Ramírez, hubiera ordenado desocupar completamente la ciudad.
"La orden es de evacuar completamente la ciudad y sus alrededores, pero no tenemos la capacidad para sacar a todos (...) hay que rogarle a Dios", dijo Ramírez a la AFP.
La parte frontal de Beta comenzaría a azotar Puerto Cabezas hacia la medianoche y su centro estaría entrando a tierra a las 07:00 de la mañana, hora local (13H00 GMT) del domingo, según los pronósticos del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (INETER).
Ciudad insegura
Los habitantes de la ciudad "nunca han sufrido un embate de la naturaleza como éste", advirtió Rocha.
En Puerto Cabezas las casas son de madera y tienen techos de láminas de zinc, además de ser construidas sobre pilotes, característica de la región del Caribe debido a que es zona propensa a inundaciones.
Unas 6.000 personas cuyas viviendas de madera no soportarían vientos como los que acompañan a Beta (de 150 km/h), acudieron a los centros de refugio de la ciudad, en tanto otros buscaban resguardo en casas de familiares o amigos.
Las emisoras de radio locales suspendieron sus transmisiones debido a que sus instalaciones no ofrecen seguridad para las personas ni los equipos.