Nacional

Acechan desastres

* Centro Nacional de Huracanes de Miami daba por un hecho que meteoro pegaría en Bilwi y, por su trayectoria, atravesaría las minas de Rosita y Bonanza, pasaría por Jinotega y buscaría Nueva Segovia *A partir del ojo del meteoro, sus efectos se extienden a un radio de 200 kilómetros *“No veo cómo”, dijo el presidente Bolaños, al ser preguntado a las seis de la tarde si podrían evacuar masivamente a la población de Puerto Cabezas

Con vientos de más de 170 kilómetros por hora y lluvias torrenciales que durarán hasta 36 horas, el ojo del huracán “Be ta” impactaría el territorio nacional en Puerto Cabezas la madrugada de este domingo, justo cuando en el país se conmemora un aniversario más de la tragedia ocasionada por el huracán Mitch.
Según las estimaciones, antes de entrar al país, “Beta” incrementó su fuerza al pasar de categoría 1 el sábado por la tarde a categoría 3 la madrugada de hoy domingo, como lo advirtió el Centro Nacional de Huracanes de Miami.
De acuerdo a su trayectoria, después de entrar por Puerto Cabezas, el ojo del fenómeno atravesaría las minas de Rosita y Bonanza, pasaría por Jinotega y posteriormente por Nueva Segovia, antes de adentrarse en territorio hondureño, hasta salir al océano Pacífico, no sin antes afectar también El Salvador y Guatemala, pero ya debilitado.
El Centro Nacional de Huracanes de Miami confirmó a eso de las seis de la tarde de ayer en una comunicación telefónica con el presidente Enrique Bolaños, que el impacto en Puerto Cabezas era un hecho.
Lluvias torrenciales en radio de acción
Lixion Ávila, del Centro Nacional de Huracanes, explicó que la afectación sería por fuertes vientos y lluvias torrenciales en todo el radio de acción del huracán.
Los vientos y lluvias se extenderían a una amplia zona del Atlántico Norte y parte de Honduras.
Claudio Gutiérrez, director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales (Ineter), explicó que a partir del ojo del huracán, los vientos se extienden en un radio de 100 kilómetros, es decir, que cubriría hasta 200 kilómetros en total.
Los 30 kilómetros alrededor del ojo son huracanados, con 170 kilómetros por hora, aproximadamente, lo que según Gutiérrez son muy peligrosos. El resto de vientos son de tormenta, un poco más débiles.
Se conoció que el mismo hospital de Puerto Cabezas fue trasladado a otro edificio público, para evitar que fuera arrasado por el fenómeno atmosférico.
Autoridades confundidas
La trayectoria errática de “Beta” reveló la falta de un plan contingente del Comité de Emergencia, que no le permitió a las autoridades poder evacuar Puerto Cabezas y por el contrario, gente de otras comunidades habían llegado a esta ciudad para librarse del huracán.
Ayer por la mañana, se informó que el giro de “Beta” hacia el norte-noroeste, obligó a un cambio de estrategia de parte de las autoridades ante su llegada en las próximas horas.
La Defensa Civil tomó la decisión de trasladarse al municipio de Waspam, al norte del país, sobre la frontera con Honduras.
Según el coronel Mario Perezcassar, un contingente de 140 efectivos del Ejército prepararían las condiciones en Waspam para recibir al huracán. Llevaban alimentos para 2 ó 5 días y medicina para disponer en los puestos de albergue. Portaban también combustible para los vehículos, incluyendo las pangas.
El plan, según el Coronel, era prepararse con dos días de antelación y completar las medidas de resguardo en los Cayos Mískitos y en el Cabo Gracias a Dios.
La población de esta última fue evacuada a El Kum, una comunidad ubicada en el costado sur del Río Coco, en la frontera con Honduras. Allí mismo, aledañas al Río Coco, quedarán al menos ocho comunidades, a la espera del meteoro.
En Waspam se organizarán los destacamentos del Ejército con miembros de la Cruz Roja, Cuerpo de Bomberos, la Policía Nacional y los brigadistas locales.
A eso de las tres de la tarde del sábado, el Centro Nacional de Huracanes de Miami informó de un nuevo cambio: “Beta” había bajado un poco hacia el sur y el blanco era Puerto Cabezas.
“No veo cómo”
“No veo cómo”, dijo el presidente Bolaños, al ser preguntado a las seis de la tarde si podrían evacuar masivamente a la población de Puerto Cabezas.
El mandatario afirmó que era imposible en pocas horas evacuar a más de 25 mil personas.
El presidente Bolaños aseguró que contaban con suficiente alimento en la zona y un buque con 400 toneladas de alimentos estaba lista para entrar después de que pasara el ciclón.
El presidente Bolaños también confirmó que el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) destinó 250 mil dólares de ayuda inmediata e igual suma para Honduras.
Además, el gobierno podría utilizar fondos de proyectos del BCIE para la emergencia y reponerlos posteriormente.
Evacuan barrios bajos
Las evacuaciones masivas continuaron ayer. El cuerpo de Defensa Civil del Ejército de Nicaragua está preparado para recibir al Huracán “Beta”, ya se dispusieron albergues, se cuenta con alimentos y medicinas para las comunidades de la Costa Caribe que se verán afectadas.
Hasta el medio día de ayer se había evacuado 2722 personas: 1576 personas (876 niños y 700 adultos) de los barrios en alto riesgo de la ciudad de Puerto Cabezas, hacia la universidad Uraccan (592) y hacia la Escuela Luxemburgo (984). Estos dos sitios funcionan ahora como albergue.
De las comunidades asentadas en las riveras del río Prinzapolka, al este del país, por la tarde ya se habían evacuado 1013 personas hacia la ciudad Alamikamba, debido al alto riesgo de inundación.
La Fuerza Naval del Ejército evacuó también a 133 pobladores de los Cayos Maras hacia los Cayos Mískitos, y luego hacia Puerto Cabezas. Todos fueron ubicados en el centro de albergue El Comedor.