Nacional

Remesas llegaron a los US$ 132 millones en 2004


Los nicaragüenses radicados en Costa Rica enviaron 132 millones de dólares en remesas a su país en 2004, informó un estudio de universidades costarricenses y auspiciado por el programa de los Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD).
Según ese informe, denominado “El Estado de la Nación”, las remesas enviadas desde Costa Rica representaron un 25% del total de ingresos que tiene Nicaragua por ese concepto (518,8 millones).
Otro 65% proviene de los envíos que realizan los emigrantes en Estados Unidos, que representaron 337,2 millones de dólares en 2004.
Las remesas se convirtieron en una de las más importantes fuentes de divisas para Nicaragua, pues representaron casi el 58% del monto total de exportaciones de este país (899 millones de dólares) el año pasado.
Se estima en más de 500,000 los nicaragüenses que viven en Costa Rica, dedicados en su mayoría a la agricultura, la construcción y los servicios.
Este informe destaca también que en 2004, Costa Rica recibió en remesas de sus nacionales en Estados Unidos 239 millones de dólares, lo que representa casi el doble de lo que enviaron los nicaragüenses residentes en Costa Rica a su país.
Una investigación del Banco Central realizada en 2003 estima que el emigrante nicaragüense radicado en Costa Rica manda en promedio 75 dólares mensuales a su país, mientras que el costarricense en Estados Unidos manda en promedio 407 dólares.
En un informe publicado este lunes por el Banco Mundial, se destaca que esas remesas permiten aliviar la pobreza, pero tienen el inconveniente para ciertos países de que provocan la fuga de cerebros y la desintegración familiar.
“Los estudios muestran que las remesas que los emigrantes envían a sus familias reducen la pobreza y aumentan el gasto en educación” indicó el economista Maurice Schiff, coautor del informe.
El aumento de las remesas en los últimos años es un fenómeno mundial. El Banco Interamericano de Desarrollo informó en 2004 que las remesas se convirtieron en la primera fuente de divisas para América Latina, por encima de la inversión extranjera.